Vox pide ya el cese de la consejera de Igualdad andaluza por criticar la Semana Santa en 2013

Muy poco ha tardado Vox en plantear exigencias al nuevo Gobierno andaluz para adaptarlo a su propio ideario. La formación de extrema derecha se ha lanzado en tromba a pedir a Moreno que actúe contra su consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, por un artículo que publicó hace seis años, cuando era profesora de un instituto de Almanaque (Huelva), criticando la Semana Santa. Ruiz pertenece a Ciudadanos y ha rectificado.

“No me vendáis la burra de la religiosidad profunda. Las procesiones de Semana Santa son desfiles de vanidad y rancio populismo cultural”, decía la actual consejera en dicho artículo, que publicó ‘El Periódico de Huelva’. Añadía que las procesiones son un “espectáculo tenebroso” “rescatado de la historia medieval”, y las calificaba de “exitosa puesta en escena turística, una demostración que tiene la gente de pan y circo”.

En cuanto Vox rescató el escrito de la hemeroteca, su portavoz en el Parlamento andaluz, Francisco Serranom abrió la campaña contra la consejera. E, inmediatamente después, el líder ultra Santiago Abascal le secundó en la misma red social dando por sentado que ‘todos los andaluces’ son fervientes defensores de las celebraciones de Semana Santa:

Se da la circunstancia de que cuando publicó el artículo la consejera de Igualdad no militaba en Ciudadanos, que entonces ni siquiera existía en Andalucía, ni se dedicaba a la política. Lo más sorprendente de toda la polémica, es que ha rectificado sus afirmaciones de hace seis años utilizando la misma red social.

Teniendo en cuenta que Vox defiende la derogación de las leyes de igualdad y lucha contra la violencia de género, es reseñable que su primera crítica haya ido dirigida contra la consejera del ramo. En su pacto de investidura, el PP rechazó sumprimir las medidas con las que se desarrolla la normativa estatal contra la violencia machista, pero sí admitió incluir una Consejería de Familia -finalmente integrada en la Consejería de Salud y Familias-, y evitar que ésta fuera gestionada por Ciudadanos.

El pacto del Gobierno bipartito en Andalucía ha sido suscrito por el PP y Cs, mientras el PP y Vox han firmado otro de investidura con el que la formación naranja no se siente concernida ni vinculada, lo que provocó el malestar del partido de Serrano, que lamenta que la formación de Albert Rivera haya establecido un “cordón sanitario”. En una entrevista con la agencia EFE y preguntado por si su partido se siente incómodo con Ciudadanos en el Gobierno autonómico, Francisco Serrano ha respondido que los que “parecen incómodos son ellos con nosotros” y considera que la distante relación del vicepresidente andaluz, Juan Marín (Cs), con su partido es por la “presión de Madrid”.