La guerra del taxi

El conseller de Territorio avisa a los taxistas: “Vuestra manera de protestar os pone en contra de la gente”

Calvet ha dicho que deberían entender la voluntad de legislar de la Generalitat "como una oportunidad" y lamentado que los puntos de partida de ambos están muy alejados

El conseller de Territorio de la Generalitat, Damià Calvet, ha avisado a los taxistas de que “sean conscientes de que no tienen la opinión pública a favor”. “Vuestra manera de protestar y de expresaros os pone en contra de la gente”, ha dicho en declaraciones a Catalunya Ràdio y ha apuntado que no deja de recibir mensajes lamentando que los taxistas actúan de una manera muy radical.

El conseller ha dicho que deberían entender la voluntad de legislar de la Generalitat “como una oportunidad”, y ha lamentado que los puntos de partida de taxistas y de vehículos de alquiler con conductor (VTC) están muy alejados.

“Las posturas son muy irreconciliables, lo que para unos es muy pocos para otros es excesivo”, ha dicho sobre las demandas de fijar una antelación mínima para contratar los servicios de VTC.

Calvet ha negado que la Generalitat tenga puntos de vista diferentes sobre cómo abordar este conflicto, y ha dicho que “la posición del Govern es una y única”.

Tras su encuentro con el presidente catalán, Quim Torra, y el conseller de Interior, Miquel Buch, Calvet recibió este lunes a los portavoces de Élite Taxi Alberto Álvarez e Ivan Sesma, a los que emplazó a alcanzar una solución al conflicto en la reunión de este martes.

Tras el encuentro, Alberto Álvarez se ha dirigido a los centenares de taxistas que estaban concentrados desde hacía horas en la plaza Sant Jaume y ha expresado su agradecimiento porque les hubieran recibido. “Ahora hacemos el recorrido al revés y vamos a descansar, que mañana será un día muy largo”, ha arengado a sus compañeros.

En declaraciones a la prensa, el portavoz de Élite Taxi ha explicado que en su encuentro con Calvet se han emplazado a la reunión de mañana: “No sabemos si lo que escucharemos es lo que queremos oír”, ha explicado. “Mañana tendremos una respuesta. Veremos a ver qué pasa, vamos a ver quien gana el pulso”, ha señalado.

Unos 2.000 taxistas iniciado pasadas las seis de la tarde del lunes una manifestación desde la plaza de Catalunya, donde celebraron una asamblea, que discurrió sin incidentes, por la Via Laietana, hasta llegar a la plaza Sant Jaume. Ataviados con los chalecos reflectantes amarillos que los conductores acostumbran a llevar en sus coches, los taxistas permanecieron varias horas en la plaza Sant Jaume.

Mientras, en el interior del Palau de la Generalitat, el presidente catalán se reunió con Calvet y Buch para abordar la polémica del sector del taxi ante la regulación de los vehículos de alquiler con conductor (VTC).

Durante la concentración, el número de taxistas se redujo y a última hora del día eran unos centenares los que seguían en la plaza de Sant Jaume ante un Palau de la Generalitat custodiado por los Mossos d’Esquadra.

El grito más coreado fue el de “apreteu” (apretad), el mismo que el presidente de la Generalitat lanzó a los Comités de Defensa de la República (CDR) en octubre del año pasado para animarles a la movilización, tras los incidentes ocurridos en el primer aniversario del 1-O.

Los manifestantes también coreaban “VTC todas al revés” y “si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra”.

Tras la concentración, los taxistas regresaron a sus vehículos que, por quinto día consecutivo, continúan bloqueando la Gran Vía de Barcelona.