Los taxistas madrileños cortan el acceso a Barajas e intentan colapsar el centro de la ciudad

Las asociaciones dan por rotas las negociaciones con la Comunidad de Madrid respecto a la reforma exprés de la VTC ofrecida por el Gobierno de Garrido

Medio millar de manifestantes han provocado cortes a primera hora de este martes en la autopista de circunvalación M-40 de Madrid a la altura de los accesos al recinto ferial de Ifema, en una protesta en medio del conflicto que vive el sector del taxi por la regulación del VTC. Según han confirmado fuentes de la DGT, los cortes ocasionados por manifestantes han provocado fuertes retenciones en la M-40 en la zona de Canillejas, en ambos sentidos.

A primera hora de este martes, agentes de la Guardia Civil han acudido hasta la M-40 para retirar barricadas que habían formado taxistas. En ese momento se han vivido momentos de tensión con miembros del colectivo llamando a la calma para evitar episodios violentos como los vividos en Barcelona este lunes.

Hasta los accesos al recinto ferial, donde este martes se inaugura la feria de turismo Fitur, se han desplazado efectivos de la Policía Municipal, la Guardia Civil y Policía Nacional.

Precisamente, en las inmediaciones de Ifema, cientos de taxistas madrileños, que han pasado la noche allí, han decidido en asamblea, tras los cortes en la M-40, marchar a pie hasta el aeropuerto de Barajas para continuar las protestas, cortando la M-11, que da acceso al aeródromo.

En otra carretera que estaba intentando ser cortada por este colectivo, la A-2, un coche de color negro, supuestamente un VTC, ha arrollado a un taxista y se ha dado a la fuga. Sobre las 13.30 horas, un grupo de taxistas que iban por el carril central de la carretera de Barcelona sentido Avenida de América, ha tratado de ocupar el carril sentido salida, con los brazos extendidos para avisar a los vehículos.

Sin embargo, uno de los coches parados ha acelerado y se ha llevado a uno de ellos por delante. El manifestante atropellado ha dado una voltereta en el aire y ha impactado contra el suelo, donde ha quedado tendido. Un equipo de Samur-Protección Civil ha acudido a atenderle al lugar.

Los taxistas allí congregados, tras lo ocurrido, han intentado detener el coche, que se ha dado a la fuga. La Policía Municipal ha cortado el tráfico mientras que se mantienen en el lugar efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional.

De forma paralela, una caravana de los taxis ha iniciado una marcha hacia el centro de la ciudad de Madrid con la intención de “hacer ruido” y colapsar Madrid. Poco después de las 12.00 cientos de vehículos han iniciado una marcha con una velocidad reducida y, en principio, se dirigen a la estación de Chamartín y el Paseo de la Castellana.

En el contexto madrileño, las asociaciones dieron por rotas las negociaciones con la Comunidad de Madrid respecto a la reforma exprés de la VTC al negarse el Gobierno regional a entrar en sus exigencias sobre la precontratación, según indicaron los portavoces del colectivo de taxistas. Lo que quieren los taxistas es que los usuarios que quieran usar Cabify o Uber tengan que reservar el servicio con varias horas de antelación, lo que es “un sinsentido” para estas compañías y para los clientes.

Según un comunicado del Ejecutivo madrileño, la propuesta de la Comunidad “recogía todas” las “exigencias” del sector del taxi para regular los VTC, ya que contemplaba una definición de precontratación, el establecimiento de una licencia municipal para la realización de servicios urbanos y el endurecimiento de las sanciones por prácticas irregulares como captación, y todo ello con una reforma legal exprés que “podría aprobarse en un plazo de quince días”.

Sin embargo, según el Ejecutivo regional, las principales asociaciones condicionaron la negociación a “un solo punto”, el establecimiento de una precontratación que, a juicio de la Comunidad de Madrid, “debe ser regulada por los distintos ayuntamientos en función de sus distintas características”.

RELACIONADO