Maroto endurece el discurso: “Hay asociaciones de mujeres que viven del chiringuito de la subvención”

Defiende la igualdad y carga contra el "feminismo exacerbado" apenas unos días después de defender una ley contra la violencia de género que facilita que esas organizaciones ayuden a maltratadas

El PP se ha propuesto que los ciudadanos que ahora simpatizan con Vox vuelvan a confiar en el partido que lidera Pablo Casado y ya han empezado a usar todas sus armas para ello. El vicesecretario de organización del PP, Javier Maroto, ha dicho este lunes por ejemplo que hay asociaciones de mujeres que viven del “chiringuito” de las subvenciones y ha defendido la igualdad entre hombres y mujeres frente al “feminismo exacerbado” que trata de criminalizar a todos los hombres. Es el discurso de Vox, ahora en boca del PP.

Maroto ha señalado en una entrevista en Antena 3 que en España hay un problema con la izquierda y la colectivización y ha defendido que feminismo es decir y practicar que el hombre y la mujer son iguales. El dirigente popular, que se ha declarado feminista, ha recalcado que el PP está en la moderación y en el equilibrio en ese punto intermedio y ha cuestionado los debates “maniqueos”.

“Yo lo que observo en un lado y otro es que no comprenden nada, porque no han estudiado este asunto con profundidad”, ha afirmado tanto en alusión a la izquierda como a Vox.

Sobre el partido de extrema derecha, ha incidido además en que le asusta porque ve en él un “ataque frontal a la diversidad” en asuntos como el matrimonio o los homosexuales, que “no le gustan ni un pelo”. Ahí, en el debate homosexual, Maroto sí marca distancias, pero no en el del feminismo, donde utiliza ahora un discurso más similar al de Vox en uno de los puntos clave sobre el que más insiste el partido de ultraderecha, que es acabar con el “feminismo radical y sus asociaciones” y que es el que está moviendo buena parte de los votos de un lado a otro.

Hace apenas unos días, antes de la Convención de este fin de semana del PP, Maroto subrayaba que existía una violencia contra las mujeres “por el hecho de serlo” y que su partido defendía la existencia de una ley con medidas específicas para ellas porque necesitan protección ante un tipo de agresión “que no se produce contra nadie más”. El problema es que precisamente esa ley incluye partidas para las mujeres maltratadas y esas asociaciones que luchan contra la violencia de género que ahora critica.

El PP no va a dar un paso atrás en la defensa de las medidas que ayudan a las mujeres que sufren violencia por el hecho de serlo”, dijo.