Detenido el autor del disparo que acabó con la vida de un niño en una cacería de Sevilla

El menor, de cuatro años de edad y natural de Écija, fue trasladado con vida a un centro de salud, donde los sanitarios intentaron reanimarle sin éxito y sólo pudieron confirmar su muerte

La Guardia Civil ha detenido al varón de origen italo-argentino autor del disparo que acabó el pasado sábado con la vida del niño de cuatro años de edad y natural de Écija (Sevilla) durante una montería que se celebraba en una finca de caza del municipio sevillano de Burguillos.

El detenido pasará previsiblemente a lo largo de este lunes a disposición de la Autoridad Judicial en Sevilla capital, tras ser detenido por el grupo de Policía Judicial del puesto de la Guardia Civil de La Rinconada como presunto autor de un delito de homicidio imprudente. El sábado, cuando ocurrieron los hechos, el Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla se encontraba de guardia de incidencias.

El niño de cuatro años fue enterrado en la tarde de este pasado domingo sobre las 18.00 horas en el cementerio municipal de la localidad sevillana de Écija, después de que el cuerpo sin vida del menor llegara al tanatorio de la ciudad astigitana sobre las 14.00 horas.

El Ayuntamiento de Écija, una vez tuvo conocimiento de la tragedia, se puso a disposición de la familia del menor y decidieron abrir el cementerio como un “servicio especial”.

El suceso se produjo el sábado, minutos antes de las 11.30 horas, cuando el Servicio Coordinado de Emergencias 112 de Andalucía recibió una llamada de un testigo que indicaba que un menor había resultado herido por un disparo en la finca La Lapa, con entrada en la carretera de Burguillos a Castilblanco de los Arroyos, y a donde se desplazaron la Guardia Civil y la Policía Local de Burguillos, además de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) 061.

El menor fue trasladado con vida en ambulancia de al centro de salud más cercano, el de Burguillos, donde los sanitarios intentaron reanimarle sin éxito y sólo pudieron confirmar su muerte.

A este respecto, el grupo de Policía Judicial del puesto de la Guardia Civil de La Rinconada (Sevilla) abrió una investigación para esclarecer las causas de la muerte del menor, sobre la cual se decretó secreto de sumario.

Tras fallecer, el cuerpo del menor fue trasladado al Instituto de Medicina Legal (IML) de Sevilla, donde se le practicó la autopsia y desde donde llegó posteriormente al tanatorio de Écija.