Los británicos residentes en España podrán votar en las municipales pese al Brexit

Los Gobiernos de Reino Unido y España han firmado este lunes un acuerdo bilateral para que los españoles residentes en Reino Unido y los británicos que residen en España puedan seguir votando en las elecciones municipales en su localidad de residencia después del Brexit.

El acuerdo, el primero que firma Reino Unido con uno de los 27, lo han firmado en Madrid el secretario de Estado para la UE, Marco Aguiriano, y el secretario de Estado británico para el Brexit, Robin Walker.

Permitirá que los 300.000 británicos residentes en España y los al menos 175.000 españoles que residen en Reino Unido –ese es el número de registrados pero se estima que hay muchos más– puedan seguir votando en las elecciones municipales en su lugar de residencia tal como hacían hasta ahora como ciudadanos comunitarios.

“Aunque Reino Unido se prepara para dejar la UE, seguimos siendo un país europeo y valoramos las contribuciones de todos los europeos, vengan de donde vengan, a nuestro país y nuestra democracia”, ha dicho Walker, que confía en firmar muchos más acuerdos con otros países en las “próximas semanas y meses”.

Ambos han destacado que el acuerdo se enmarca en el empeño de ambos Gobiernos por asegurar los derechos de los ciudadanos ante el Brexit. Este convenio se aplicará tanto si se aprueba el acuerdo general para el Brexit como si no.

El acuerdo entrará en vigor el mismo día en que se produzca el Brexit –el Consejo de Ministros autorizó el pasado viernes su aplicación provisional–. Así, si el Brexit se produce, como está en principio previsto, el 29 de marzo, los españoles residentes en Reino Unido podrán votar en las municipales británicas del 2 de mayo y, recíprocamente, los británicos en las españolas del 26 de ese mes.

El acuerdo cubre también el sufragio pasivo, de manera que los residentes podrán seguir siendo candidatos a concejales, e incluye una disposición para garantizar la continuidad de los que ya lo son. “Con este acuerdo permitimos que algún día haya un alcalde español en Londres”, ha bromeado Aguiriano, tras recordar “la diversidad manifestada siempre por la población de Londres”, como lo demuestra su actual alcalde –de religión musulmana e hijo de inmigrantes paquistaníes–.

Eso sí, para poder votar el 26 de mayo, los británicos residentes en España que no se hayan registrado hasta ahora deben inscribirse en el censo antes del 30 de enero.

Residencia de tres años

Sin embargo, de cara las siguientes convocatorias, el artículo 3 establece que los nacionales británicos deben tener un periodo de residencia legal e ininterrumpida de tres años. De este modo, en las elecciones municipales de 2023, podrán participar todos los nacionales británicos que están inscritos de cara a las elecciones municipales de 2019.

Reino Unido no será el primer país de fuera de la UE cuyos nacionales pueden votar en las elecciones municipales en España –y viceversa–, dado que España tiene ya acuerdos para ello con Bolivia, Cabo Verde, Chile, Colombia, Corea del Sur, Ecuador, Islandia, Noruega, Nueva Zelanda, Paraguay, Perú y Trinidad y Tobago.

El acuerdo se aplica a todos los ciudadanos británicos registrados como residentes en España, incluidos los gibraltareños, en la medida en que tengan ciudadanía británica (‘british citizenship’), como es el caso en una amplísima mayoría, explican fuentes diplomáticas.

El texto, al que ha tenido acceso Europa Press, no menciona en su ámbito de aplicación una categoría específica de nacionales británicos, los que “obtienen su nacionalidad británica en conexión con Gibraltar”, porque en el Peñón no hay elecciones municipales, pero en la práctica se trata de un número muy pequeño de personas.

Fuentes británicas explican que esa salvedad afecta a un número reducido de ciudadanos británicos de los territorios de ultramar, pero éstos pueden cambiar al pasaporte británico en cualquier momento y de ese modo quedarían cubiertos.