‘Blue Monday’: ¿por qué este lunes está considerado el día más triste del año?

El psicólogo Cliff Arnall determinó a partir de una fórmula matemática que el tercer lunes de enero es el día más triste de todo el año

Este lunes, 21 de enero, llega el ‘Blue Monday’, el día más triste del año, según una fórmula matemática que tiene en cuenta variables como que se han terminado las Navidades, que el frío ha llegado y que la cuesta de enero puede alargarse hasta bien entrado febrero.

El ‘Blue Monday’ se identificó por primera vez en 2005 de acuerdo a una fórmula ideada por el investigador de la Universidad de Cardiff y experto en motivación Cliff Arnal, quien llegó a esta conclusión tras estudiar las variables del clima, su escasa liquidez para pagar algunas deudas y su decepción por haber incumplido los propósitos del nuevo año.

El ‘Blue Monday’ pronto se ha convertido en la base de toda una campaña publicitaria que oferta productos y servicios (por ejemplo, viajes), para conseguir que este lunes tan triste sea un poco menos lunes.

Al ‘Blue Monday’ no le faltan detractores. Sobre todo, en el mundo de la medicina. ONG, fundaciones y demás profesionales de la salud critican año tras año este ‘lunes gris’ por la falta de rigor científico de la fórmula de Arnall y por cómo banaliza una enfermedad tan seria como puede llegar a ser la depresión.

José Ramón Pagés, Coordinador Nacional de la Asociación Nacional de Ayuda al Enfermo de Depresión (Fundación ANAED) ha explicado a Europa Press que aunque es cierto que hay un agravamiento de las depresiones en primavera y otoño, la idea de que exista el día más miserable del año es ridícula. “Es cómo si se inventan que durante el cuatro de octubre proliferan los cánceres más que durante otros días”, ha señalado. “Para nosotros, no tiene ningún tipo de base científica“, ha añadido.

Incluso el propio Arnall ha quitado hierro al ‘Blue Monday’. El profesor confesó en una entrevista a The Telegraph que no es “particularmente útil” establecer un día en el que todos nos tengamos que sentir miserables: “Casi es una profecía que se autorrealiza”.