Una cámara capta cómo es el interior del pozo por el que cayó el pequeño Julen

Un robot-cámara teledirigido recorre el interior de la cavidad hasta el tapón de tierra y arena bajo el que estaría atrapado el pequeño

Los equipos de rescate han introducido un robot-cámara teledirigido, que se emplea habitualmente para revisar alcantarillas, para captar cómo es el interior del pozo por el que cayó supuestamente el pequeño Julen el pasado domingo en la localidad malagueña de Totalán.
En la grabación, de dos minutos de duración, se puede ver el descenso y el interior de la cavidad, y se puede observar a 73 metros de profundidad el tapón de tierra y arena hasta al que ha accedido el operativo de rescate. El niño estaría atrapado bajo este tapón.
La búsqueda del pequeño Julen, desaparecido el pasado domingo después de precipitarse en un pozo en Málaga, ha superado ya las cien horas de complicados trabajos que todavía no han dado sus frutos.

Los equipos de rescate continúan por quinto día las tarea al pie del pozo, sin que se haya podido determinar el estado en el que se puede hallar Julen, de 2 años y once kilos de peso.

El pozo al que cayó el pequeño, de unos 107 metros de profundidad, está situado en una finca privada y se trata de un orificio de prospección para buscar agua de unos 25 centímetros de diámetro.

Ante las dificultades del terreno se han planteado varias opciones de trabajo para el rescate, como la apertura a cielo abierto, la excavación de un túnel paralelo y otro lateral.

En estos días, los equipos de rescate encontraron un poco de pelo en el túnel y restos biológicos que, tras las pruebas de ADN, se confirmó que pertenecen al niño.