La lluvia no impide que continúen los trabajos de rescate de Julen en Totalán

Los técnicos que participan en el rescate de Julen, el niño de 2 años que cayó a un profundo pozo en Totalán (Málaga), confían en llegar hasta la profundidad donde se encuentra este sábado si no aparecen nuevas dificultades con el terreno en el que deben practicarse los túneles de acceso hasta el pequeño.

La lluvia que en las últimas horas ha hecho acto de presencia en Totalán (Málaga) no ha impedido que continúen los trabajos para rescatar a Julen, el niño de dos años que cayó el pasado domingo en un estrecho y profundo pozo en este municipio. Durante toda la noche ha chispeado en diferentes ocasiones y desde las diez de la mañana la lluvia ha comenzado a caer con más fuerza, pero eso no ha detenido el ritmo de las máquinas que siguen con los trabajos de movimiento de tierra para acometer un túnel vertical paralelo al pozo, según ha podido comprobar Efe.

Además, una de las piezas que se utilizará para perforar el túnel y que llegó esta madrugada está siendo descargada en estos momentos en el cruce que da acceso al municipio de Totalán

El coordinador del operativo de rescate de Julen ha asegurado que “todo el personal y maquinaria de la perforación está preparada” y el ánimo es “absolutamente favorable a encontrar a Julen, no decaemos ni un instante”.

“Es absolutamente impresionante el ánimo que se respira y las ganas que hay de sacar al muchacho”, ha asegurado el ingeniero, quien ha agradecido el trabajo que están haciendo todos los efectivos, tanto de los cuerpos de seguridad como de las empresas y los voluntarios.

García Vidal ha asegurado que han seguido encontrándose con un macizo rocoso, un material “extremadamente duro”; pero se ha incorporado otra maquinaria más específica “para disgregar esa cota y poder comenzar la perforación”.

Ha especificado que estos materiales duros “no se suelen dar en toda la profundidad, son vetas”, aunque no ha descartado que “conforme vayamos perforando nos encontremos otras”. En este sentido, ha dicho que habría que cambiar la cabeza de perforación para roca “y eso retrasa lógicamente, pero se hace y se traspasa ese macizo rocoso”.

Ha reiterado que en condiciones normales este tipo de perforaciones “pueden llevar unas 15 horas aproximadamente, a no ser que nos volvamos a encontrar este material y nos ralentice”.

El coordinador ha indicado que en el diseño de las soluciones técnicas desde el primer momento se han barajado “todas las posibilidades de trabajo, que han tenido muchos condicionantes aparte del terreno”. “El principal es la seguridad de Julen y, por tanto, todos los métodos que se van a utilizar están supeditados a que su seguridad esté garantizada”, ha dicho.

No obstante, también se busca la seguridad de los operarios y utilizar métodos que tengan “fiabilidad comprobada y testada de las obras de ingeniería que se hacen normalmente”, ha precisado.

“Con toda esa serie de condicionantes se ha elegido un sistema de trabajo que dará un resultado, que ya lo está dando. Tengan la seguridad de que llegaremos a Julen”, ha manifestado, apuntando que “no se descarta nada”, en referencia al túnel horizontal y al otro vertical, pero “nuestro principal empeño está ahora mismo en una perforación vertical”.

Leer más noticias sobre