Agresiones a periodistas y conductores de VTC en la protesta de taxistas de Barcelona

Los Mossos d'Esquadra han detenido a tres personas por presuntos daños y desórdenes durante las protestas de los taxistas de Barcelona de este viernes por la tarde que ha derivado en agresiones a conductores de VTC y periodistas. Los taxistas han cortado a primera hora de la tarde la Gran Via en protesta por la propuesta del Govern de obligar a los vehículos de alquiler con conductor (VTC) a precontratar sus servicios con 15 minutos de antelación, que consideran insuficiente.

Durante las protestas, la Guardia Urbana ha atendido al conductor de un VTC de un ataque de ansiedad tras ser  atacado por un grupo de taxistas que marchaban desde la Gran Via de Barcelona hasta la plaza Sant Jaume. El hombre, tendido en el suelo, ha recibido el auxilio de los agentes hasta que ha llegado el Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM), pero finalmente ha logrado ponerse en pie. Los manifestantes han golpeado el turismo VTC que conducía por la Via Laietana, que ha terminado con cristales rotos, el retrovisor arrancado y varias abolladuras. Además, los taxistas han agredido a dos periodistas a la altura de la plaza de Urquinaona.

Por otro lado, los Mossos han iniciado una investigación de oficio de un atropello, presuntamente intencionado, de un taxista por parte de un conductor de un vehículo VTC, en la terminal T2 del Aeropuerto de Barcelona-El Prat. Según reflejan los vídeos de seguridad del aeródromo, el taxista atropellado y otros compañeros han interceptado a un VTC y han empezado a increpar al conductor -desde Élite Taxi apuntan que se trataría de un Uber-, que ha continuado su marcha contra ellos sin aminorar la marcha y les ha embestido.

Como consecuencia del atropello, uno de los hombres ha caído al suelo y se ha abierto una brecha en la cabeza, que ha precisado de siete puntos, según fuentes sindicales. A pesar de que el hombre herido ha rechazado poner una denuncia contra el conductor del VTC, los Mossos d’Esquadra han decidido iniciar una investigación de oficio para esclarecer los hechos.

El sector del taxi ha iniciado este mediodía una huelga indefinida para rechazar la nueva regulación de servicios como Uber o Cabify que promueve la Generalitat, ante cuya sede han ido a protestar después de la reunión. El principal punto de conflicto es el plazo obligatorio de precontratación, que el gobierno catalán ha fijado en 15 minutos y que las asociaciones de taxistas reclaman ampliar hasta un mínimo de seis horas.

Desde primera hora de la tarde, centenares de taxis impidieron que el resto de vehículos circulen por el tramo de la Gran Vía que discurre entre las calles Girona y Entença, si bien liberaron un carril para los servicios de emergencias.

La imagen fue similar a la que ya dejaron los taxistas a finales de julio, cuando acamparon durante varios días en esta arteria, aunque en esta ocasión las chancletas se han sustituido por abrigos y son muchos quienes optan por resguardarse del frío dentro de sus coches en vez de deambular por la calle.

La protesta empezó con relativa tranquilidad, pero el ambiente se caldeó a medida que avanzaban las horas, especialmente cuando aparecieron vehículos de VTC en la zona ocupada.