Villarejo contará el lunes todo sobre el BBVA y su “trascendencia en luctuosos acontecimientos” para España

El abogado de José Villarejo ha asegurado este jueves que el excomisario vincula el caso de espionaje del BBVA con "luctuosos acontecimientos acaecidos en la vida española" y sobre los que ha anunciado que su cliente declarará el próximo lunes. El letrado, Antonio José García Cabrera, ha hecho estas manifestaciones a los periodistas tras la primera parte de la declaración de Villarejo, quien ha admitido ante el juez el uso de fondos reservados para lograr información sobre el extesorero del PP Luis Bárcenas, han indicado a Efe fuentes jurídicas.

Según esas fuentes, Villarejo ha explicado que recibió el encargo de obtener esa información (en la denominada ‘operación Kitchen’) a través del chófer de Bárcenas, Sergio Ríos, a quien se pagó con fondos reservados. 

En el caso ‘Kitchen’ se investigan delitos de robo, cohecho y allanamiento de morada, incluida la posible participación del falso cura que entró a robar en el domicilio del matrimonio Bárcenas. Sobre esta operación para sustraer documentos a Bárcenas, Villarejo ha declarado “ampliamente” durante dos horas y seguirá haciéndolo el lunes, según ha indicado su letrado, que no ha ofrecido detalles por estar bajo secreto sumarial.

El abogado ha asegurado no obstante que la supuesta contratación del excomisario por parte del BBVA en 2004 es de una “gran relevancia” y “no tiene nada que ver con lo que se ha publicado”, es decir, labores de espionaje ante el intento de la constructora Sacyr de tomar el control del banco.

Por el contrario, ese contrato respondió a “luctuosos acontecimientos”, ha dicho. Cuando se le ha preguntado si se estaba refiriendo a los atentados del 11M, el letrado se ha limitado a señalar que ya lo “aclarará” el propio Villarejo en su declaración. “El va a ser el encargado de explicarlo”, ha insistido el abogado, que ha reiterado que se trataría de “luctuosos acontecimientos de la vida nacional” que el excomisario tiene un gran deseo de exponer al juez porque “cree que deben ser conocidos por todos los españoles”.

Según el abogado, lo que se ha publicado del caso del BBVA “es una interpretación muy simple de todo lo que ahí había y por lo que él intervino”. “Se están haciendo filtraciones interesadas que perjudican a determinadas personas en concreto o instituciones” y ha lamentado que se esté utilizando un sumario “en guerras que son meramente políticas o guerras económicas”.

Por eso cree que se debe “poner coto” a esas filtraciones y ha recordado que ya le ha pedido al juez del caso, Manuel García Castellón, que se investiguen. Se ha mostrado además sorprendido por el hecho de que “en un estado de derecho” con un gran sistema de seguridad no existan medios para conocer “quién está haciendo esas filtraciones y esa afectación general de la seguridad”.

Respecto de la operación Kitchen, ha destacado al respecto que su cliente ha manifestado su voluntad de declarar “no como ningún tipo de chantaje sino como una necesidad de defensa, porque cuando un sumario permanece secreto 15 meses (…) es la única manera que tiene de defenderse frente a este juicio paralelo”.

La excúpula de la Policía, ante el juez

El juez García Castellón investiga a los comisarios retirados José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño por el allanamiento de morada que perpetró un hombre disfrazado de cura en casa del extesorero del PP Luis Bárcenas para sustraerle documentación del partido, suceso que tuvo lugar el 23 de octubre de 2013 y que queda así oficialmente relacionado con la llamada ‘operación Kitchen’, según han informado fuentes jurídicas.

Ambos policías habían sido citados a declarar este jueves en la Audiencia Nacional en relación a la pieza homónima del caso Tándem, el operativo policial por el que se habría pagado con fondos reservados al chófer de Bárcenas para, sin supervisión judicial mediante, sustraerle documentos comprometedores que el extesorero se habría llevado del PP.

Según las fuentes jurídicas consultadas, los dos están investigados en esta pieza del caso por delitos de malversación, prevaricación, cohecho, robo y allanamiento de morada, en relación a la vivienda familiar de Luis Bárcenas a la que accedió aquel ‘falso cura’, Enrique O.G., para acabar encañonando a la esposa, Rosalía Iglesias, a un hijo del matrimonio y a la empleada de hogar. Este hombre cumple una sentencia firme de 22 años de cárcel por aquel suceso que ahora se relaciona con ‘Kitchen’. El chófer de Bárcenas, que aquel día libraba pero casualmente estaba cerca del domicilio e intervino para ayudar a la familia, testificó contra él en el juicio.

García Castaño ha comparecido ante el juez a partir de las 9:30 y ha prestado declaración durante algo más de dos horas, momento en el que el magistrado ha suspendido el interrogatorio con intención de retomarlo este viernes 18 de enero a las 9:30 de la mañana. A su salida de la sede judicial, se ha mostrado tranquilo: “Es normal y corriente y es secreto”, había comentado al llegar.

El conocido como ‘Big‘ o ‘El Gordo‘, seguirá respondiendo a preguntas sobre la operación Kitchen, aunque también se le interrogará sobre su presunta participación en otros negocios de Villarejo objeto de la investigación, las piezas ‘Iron’ -espionaje a un despacho de abogados– y ‘Land’ -espionaje entre miembros de una familia adinerada–, de acuerdo a las fuentes jurídicas consultadas.

En esta jornada de declaraciones estaba fijada también la del ex Director Adjunto Operativo de la Policía Nacional Eugenio Pino, bajo cuyo mando habría tenido lugar la operación. La extensión de la declaración de García Castaño y los recesos que se han debido adoptar para que el juez, que está de guardia, atendiera otros asuntos, han llevado a suspenderla. Pino volverá a ser citado, previsiblemente, para el próximo martes por la tarde, de acuerdo a las fuentes consultadas por Europa Press. En declaraciones a los medios de comunicación y aparentemente tranquilo, ha aseverado que “la operación Kitchen no existe”.

Este nuevo calendario ha motivado que se suspendan las declaraciones previstas para este viernes y que estaban relacionadas con la pieza ‘Iron’. El juez había citado a dos inspectores jefe de la Policía ya retirados, Antonio Bonilla y Antonio Serrano, por delitos de revelación de secretos y, en el primer caso, también de cohecho.

Para el lunes, cuando ahora se espera que vuelva Villarejo, estaba previsto y se ha suspendido que acudieran a la Audiencia Nacional los damnificados de la pieza Land, es decir, las personas sobre las que Villarejo elaboró un informe por encargo de miembros de su propia familia, de acuerdo a las mismas fuentes consultadas.

Las declaraciones de este jueves se producen después de que este miércoles y el martes declararan Bárcenas y su mujer; el exchófer de ambos, Sergio Ríos, que es ahora miembro de la Policía Nacional, y el policía Andrés Gómez Gordo, que fue asesor de María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha.

Tras su declaración, el juez prohibió salir de España a Ríos y Gómez Gordo y al primero le retiró además el pasaporte y le impuso la obligación de comparecer cada mes en el juzgado.

En relación a Kitchen, Interior ha informado a la Audiencia Nacional de que se han hallado evidencias de que en la operación participaron policías y confidentes, algunos pagados con fondos reservados.

Esta operación ha dado lugar a otra línea de investigación con respecto a la caja B del PP y por ese motivo el juez José De la Mata interrogó ya en diciembre al extesorero y a su mujer como investigados y sin que pesara en esa ocasión el secreto de sumario. Bárcenas explicó entonces a De la Mata que su chófer llevó, por encargo suyo, documentos sobre la contabilidad paralela del partido desde la sede del PP a un estudio de restauración de su mujer, a la que también trasladó a Soto del Real cuando estuvo en prisión preventiva, así como una carpeta con documentos al despacho de su entonces abogado, información que, aseguró, después fue aportada al juez.

RELACIONADO