May pide a sus diputados que reconsideren su rechazo al acuerdo del Brexit

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, aseguró este lunes en el Parlamento que tanto su Gobierno como la Unión Europea (UE) harán "todo lo posible" para que no entre en vigor al término de 2020 el controvertido mecanismo para evitar una frontera en Irlanda del Norte.

May compareció en la Cámara de los Comunes para tratar de convencer a los diputados de que voten mañana a favor del acuerdo del Brexit que ha pactado con Bruselas y alertó de que la UE no aceptará ninguna fórmula unilateral para que el Reino Unido abandone esa cláusula de seguridad.

La primera ministra aseguró que las “clarificaciones” divulgadas este lunes por la Comisión Europea (CE) sobre el pacto recalcan que Bruselas “no quiere que la salvaguarda entre en vigor” y que si lo hiciera, ambas partes tratarían de alcanzar un tratado alternativo “tan rápido como fuera posible”.

Decenas de diputados conservadores, así como sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), se han posicionado en contra del acuerdo, al objetar que el mecanismo para Irlanda del Norte puede dejar el Reino Unido atado a las estructuras comunitarias durante años.

May pidió a los críticos con el texto que le den una “segunda mirada” en las próximas horas y acepten que “no es perfecto”, pero cumple con el resultado del referéndum de 2016, en el que el 51,9 % de los votantes británicos optaron por abandonar la UE.

“Sé que algunos diputados querrían, idealmente, una salida unilateral del mecanismo (para Irlanda del Norte)”, admitió la primera ministra, que sin embargo alertó de que Bruselas “no aceptaría algo así”. “Ellos temen que una disposición como esa permitiría que el Reino Unido abandonara la salvaguarda en cualquier momento, sin establecer ninguna otra medida para evitar una frontera dura entre Irlanda del Norte e Irlanda”, esgrimió.

Un día antes de que el Parlamento vote sobre el acuerdo, al que los 27 líderes comunitarios restantes dieron su respaldo a finales de noviembre, May reiteró que tumbar el pacto acercaría al Reino Unido a un Brexit no negociado o bien abriría la puerta a que se paralizara la salida del país de la UE.

Corbyn: “May no ha hecho nada”

Por su parte, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, aseguró este lunes que Theresa May no ha conseguido “cambiar nada” del acuerdo del Brexit.

Corbyn restó valor a las “aclaraciones” hechas por Jean-Claude Juncker y Donald Tusk, respecto al documento. Para el líder izquierdista, la misiva firmada por ambos mandatarios europeos “no da las garantía legales” que la Cámara de los Comunes reclama y se reduce a “calurosas palabras y aspiraciones”.

Juncker y Tusk afirmaron que la UE “no desea” que “entre en vigor” la polémica salvaguarda irlandesa, diseñada para evitar una frontera dura entre las dos Irlandas de no concretarse un nuevo acuerdo comercial entre Londres y Bruselas al término del periodo de transición, en diciembre de 2020. Corbyn opinó que esa carta “no significa nada” y que todo sigue igual “desde hace un mes“, cuando May retrasó, “de manera vergonzosa”, la votación del Brexit.

Según el laborista, May “ha fracasado” y le advirtió de que no hay más “tiempo de juegos” para su “caótico” Gobierno. “Está claro que, si el acuerdo de la primera ministra es rechazado mañana, es hora de elecciones generales, es hora para un nuevo Gobierno“, incidió Corbyn.

Una reclamación que ha reiterado en los últimos meses, pero que el Ejecutivo, por el momento, se niega a contemplar y que, a juicio de May, no la plantea el laborismo por “interés nacional”, sino por su interés partidista.

RELACIONADO