Los movimientos del soberanismo

Puigdemont deja que la tramitación de los PGE la decidan los diputados de PDeCAT y ERC

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha asegurado este viernes que le corresponde a los diputados de ERC y PDeCAT decidir si finalmente apoyarán o no la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ya que se trata de una posición sobre la que el Govern no tiene "ninguna responsabilidad".

La tramitación o no dependerá de la voluntad de los grupos parlamentarios en Madrid”, ha declarado a la prensa en su residencia en Waterloo (Bélgica), tras reunirse allí con el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Puigdemont ha argumentado que se trata de una decisión que “corresponde a los grupos parlamentarios” y que ni el Govern ni el Parlament catalán “tienen ninguna responsabilidad”, aunque sí puedan tener una “opinión política”. Con todo, el exmandatario catalán huido a Bélgica ha defendido que se mantiene la “negativa” a la aprobación definitiva de los presupuestos por parte de los partidos independentistas.

Además ha advertido de que, sea cuál sea la decisión que tomen los diputados, deberán también decidir “cómo argumentan” para defender su posición, ya sea la de presentar una enmienda a la totalidad para impedir la tramitación de los presupuestos o la de no hacerlo. “Sobre esto el Gobierno y el Parlamento de Cataluña pueden tener una opinión política, pero no tienen ninguna capacidad de decidir”, ha zanjado. “Lo único que podemos hacer es acompañar a aquellos grupos parlamentarios que ya han explicitado públicamente y reiteradamente su negativa a aprobar los presupuestos y me parece que en ese proyecto estamos todos”, ha expresado.

Preguntado por el apoyo decidido de PDeCAT a la tramitación de las cuentas del Gobierno de Pedro Sánchez, Puigdemont ha replicado que no le consta que esté ya decidido y ha recordado que la Ejecutiva del partido viajará el lunes a Waterloo para abordar precisamente esta cuestión. También ha subrayado que de lo que sí tiene constancia es de que PDeCAT prevé “votar que no a (la aprobación de) los presupuestos” y no cree que hayan “cambiado de opinión”.

Además ha avisado de que el escenario actual no es el de una “negociación de partidas presupuestarias” en la que el Govern tuviera voz y ha sostenido que el debate afecta a cómo lograr una “resolución política a un conflicto político”. Por ello, el apoyo final a los presupuestos “no va de partidas presupuestarias concretas”, sino de obtener garantías de que se permitiría el derecho a la autodeterminación en Cataluña. “Estamos hablando de esto y ahí no hay ninguna novedad”, ha remachado.

A juicio de Puigdemont, el “problema” de los presupuestos generales no tiene que ver con “promesas” de una mayor inversión en Cataluña, porque, ha dicho, hay una “colección de anuncios”, sino con que se cumplan los compromisos expresados. “No nos faltan promesas, nos falta ejecución y sobre eso no hay ninguna propuesta encima de la mesa que permita tener la absoluta certeza de que estas últimas promesas no van a sufrir la misma suerte que todas las promesas hechas hasta ahora”, ha insistido.

El expresident ha criticado el “cinismo” de que se presente como una “concesión” a Cataluña asumir que el Estatut de 2006 “no se ha cumplido” y ha lamentado que no existan “mecanismos” para obligar al Gobierno a cumplir.

El miércoles Torra defendió la necesidad de rechazar cualquier apoyo a las cuentas, no solo su aprobación final sino también que sean admitidas a trámite, y avisó de que habría una “crisis de Govern” si el PDeCAT y ERC no sostenían la misma posición.

Pese a esta advertencia, el debate sobre qué hacer con las cuentas sigue abierto tanto en ERC como en el PDeCAT: los primeros advierten de que no han tomado aún una decisión final, y los segundos tienen a dirigentes partidarios y a otros detractores. Torra, ERC y PDeCAT coinciden en que no hay que apoyar la aprobación final de las cuentas si Sánchez no ofrece una “solución política” que respete la autodeterminación de Catalunya, pero difieren en si al menos hay que dejar que los presupuestos se tramiten o no.

La reunión de este viernes también se produce después de que Torra asegurara también el miércoles que sigue manteniendo como objetivo de esta legislatura que Puigdemont sea investido en el cargo de presidente de la Generalitat, lo que a él le supondría dejarlo. “El día más feliz de mi vida política será cuando reciba al presidente Puigdemont en la Generalitat y lo pueda abrazar”, sostuvo el presidente catalán, convencido de que aún es posible investirle pese a los obstáculos judiciales que existen.

Reunión de ERC en Ginebra

Por otra parte, la ejecutiva de ERC celebró este viernes su primera reunión del año en Ginebra (Suiza), junto a su secretaria general Marta Rovira, con el objetivo de preparar estrategias de respuesta al juicio al “procés” que comenzará en pocos días.

“Estamos a las puertas de un juicio que identificamos claramente contra el 1 de octubre, contra el referéndum, contra la democracia”, señaló Rovira en una pausa de las reuniones, que se prolongarán durante todo este viernes en un hotel cercano al Lago Lemán, en el centro de la ciudad suiza.

Debatimos aquí cómo combatir esa represión que pretende limitar la democracia, los derechos civiles y políticos”, añadió la secretaria general de ERC, instalada en Ginebra desde 2018 para no comparecer ante el juez del Supremo Pablo Llarena. “No podemos aceptar como instrumento político normalizado una represión que no nos permite defender nuestro pensamiento político en términos de igualdad con otros que hay en el Estado Español o en Cataluña”, afirmó Rovira a los periodistas.

La reunión se ha celebrado por primera vez en Ginebra para permitir la participación presencial de Rovira, quien en reuniones anteriores de la ERC en meses pasados lo ha hecho por videoconferencia.

La secretaria general declinó comentar el actual debate sobre los presupuestos generales del Estado en los que el Gobierno intenta lograr el apoyo de ERC, aunque el vicepresidente catalán Pere Aragonès, también en la reunión de Ginebra, subrayó que la formación no ha modificado su postura. “Si estos presupuestos son como plantea Pedro Sánchez una segunda vuelta de la moción de censura debe haber un motivo suficiente para que la izquierda independentista, la izquierda republicana, dé su apoyo”, señaló el “número dos” del Ejecutivo de Quim Torra.

“Hay dos problemas evidentes de los que no se puede huir, uno es la represión política, y la muestra es que hoy un partido legal con un programa y unos objetivos legítimos ha de celebrar su ejecutiva nacional en Ginebra porque nuestra secretaria general esta en un exilio forzado por el Estado Español”, añadió.

En ello y en la postura del Gobierno del PSOE al referéndum el actual Gobierno de Sánchez “debe demostrar que son diferentes al PP, y en función de esta respuesta tomaremos las decisiones en relación del papel de ERC a la hora de facilitar la continuidad de la estabilidad de la legislatura estatal”, concluyó.