Detenido un directivo de Huawei en Polonia acusado de espionaje

Un directivo en Polonia de la corporación china de telecomunicaciones Huawei ha sido detenido en este país acusado de espionaje, informó este viernes el gobierno polaco.

Huawei

El gobierno también informó de la detención de un funcionario polaco de los servicios de seguridad estatales que trabajó en el pasado en la empresa de telefonía Orange y que también está acusado de espionaje. 

Las oficinas de Huawei y Orange en Varsovia han sido registradas por miembros de la agencia de contrainteligencia y seguridad nacional en el marco de la investigación, según confirmaron las autoridades locales.

Medios locales identificaron al directivo de Huawei como Weijinga W. y al agente polaco como Piotr D. e informaron de que los detenidos han sido acusados de espionaje contra la República, cargo que puede implicar una pena de hasta diez años de prisión.

Desde Huawei se informó de que la compañía cumple con todas las leyes y regulaciones de Polonia, y que exige a sus empleados que hagan lo propio.

Un juzgado de Varsovia ha decretado prisión preventiva para los detenidos.

El Gobierno chino dijo este viernes estar “muy preocupado” por la detención de un directivo en Polonia. Una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores chino dijo a Efe que Pekín ha solicitado en relación con este caso un “trato justo acorde con la ley y la protección efectiva de las partes”.

La detención se produce después de que el pasado 1 de diciembre la directora ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou, fuera arrestada en Canadá, a petición de Estados Unidos, por supuestamente haber violado las sanciones impuestas por Washington contra Irán.  Meng se encuentra ahora en libertad bajo fianza a la espera de que las autoridades estadounidenses presenten en Canadá su petición formal de extradición y, en caso de no hacerlo, quedará en libertad de forma automática.

Su detención inició un conflicto diplomático entre China, Canadá y EEUU, que se agravó con los arrestos en territorio chino de dos ciudadanos canadienses, Michael Kovrig y Michael Spavor, por su presunta implicación en actividades que, según Pekín, ponen en peligro la seguridad nacional del país asiático.

Varios países han mostrado sus reservas respecto a la expansión de Huawei y su participación en la creación de las redes mundiales de 5G, unas sospechas que Pekín considera infundadas.

El pasado mes de septiembre, el Gobierno australiano vetó a Huawei y a ZTE (otra gran empresa de telecomunicaciones china) a participar en la red nacional de quinta generación australiana, aduciendo “razones de seguridad” y la “dependencia” de ambas empresas del Ejecutivo pequinés.

Por su parte, en enero del pasado año, un grupo de legisladores republicanos estadounidenses propusieron un plan para prohibir al Gobierno de Washington que firme contratos con Huawei y ZTE, alegando la posibilidad de espionaje por China.

Huawei, fundada en 1987, se ha convertido en el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones y es uno de los mayores fabricantes de teléfonos móviles.

Leer más noticias sobre