Rivera dice que Vox ‘se la ha envainado’ y que su pacto con el PP es ‘papel mojado’ para Cs

El presidente de Cs, Albert Rivera, ha afirmado hoy que el acuerdo de investidura para Andalucía que firmaron ayer PP y Vox es "papel mojado" y "no tiene ningún valor" para ellos como integrantes del futuro Gobierno andaluz porque ni lo han negociado ni lo han rubricado. Pese a que ese acuerdo alcanzado ayer entre PP y Vox es necesario para que el candidato popular a presidir la Junta, Juanma Moreno, sea investido la semana próxima, Rivera no se siente concernido ni vinculado por él, según ha insistido al ser preguntado en una entrevista en Tele Cinco.

Frente a la venta que Vox está haciendo del pacto -Javier Ortega Smith ha insistido este jueves en que su partido no ha renunciado a ninguno de los puntos que proponía- Rivera ha considerado que Vox sí ha dado un paso atrás. “Han tenido que rectificar y se la han tenido que envainar”, ha señalado en relación a las exigencias iniciales que se recogían en el documento inicial de 19 puntos.

Otra cosa, ha señalado Rivera, es que durante la legislatura, Vox o Podemos o cualquier otra fuerza política traigan al debate leyes o modificaciones legislativas que se pueden negociar, recalcando que una cosa es “convivir” en el Parlamento y llegar a acuerdos, como ha hecho Cs también con Podemos, y otra es gobernar.

Eso sí, ha avisado que si a Vox se le ocurre, por ejemplo, plantear una propuesta en contra de los derechos del colectivo LGTBi o de la igualdad entre hombres y mujeres, tendrá enfrente a Cs como también rechazarán cambiar el Día de Andalucía por celebrar la Reconquista: “yo me quiero preocupar por la educación de nuestros hijos, no por el siglo XIV”.

Tampoco apoyarán que se quite “un solo céntimo” de las ayudas a mujeres maltratadas, como pretende el partido de Santiago Abascal. Este país ha avanzado mucho, ha añadido, y Vox está proponiendo “dar un paso atrás en las libertades civiles y yo no lo voy a dar”.

Por otro lado, ha asegurado que no se siente aludido por la advertencia de ayer de la Presidencia francesa, quien aseguró que “vigila de cerca” las conversaciones con Vox, alertando especialmente a Cs de que “no puede haber alianzas con la extrema derecha” en España. “Estoy totalmente de acuerdo y por eso no hay un acuerdo con la extrema derecha o con la extrema izquierda”, ha replicado cargando además las tintas sobre el PSOE por ser el único partido que tiene un pacto con “los populistas” de Podemos y los separatistas.

De momento, siguen negociando en Andalucía el reparto de consejerías, que será al 50 %, ha dicho, como su contenido, avanzando solo que habrá algún consejero independiente de reconocido prestigio. En esta segunda parte de la negociación están peleando por el control de la Economía, Educación, Innovación, Emprendedores y Regeneración Democrática, una competencia que ha dado por hecho que asumirá el líder de Cs en Andalucía, Juan Marín, quien será el vicepresidente del nuevo Gobierno autonómico.

El hecho de que Marín no sea el próximo presidente andaluz es uno de los “sapos” que se han tenido que tragar durante las negociaciones, ha reconocido Rivera, quien ha aprovechado para avisar que la legislatura va a ser muy complicada: “a partir de ahora, quien no esté dispuesto a dialogar y a comerse un sapo de vez en cuando esto va a ser ingobernable”.