El Levante sorprende al Barça y cobra ventaja en los octavos coperos (2-1)

El Levante UD ha ganado este jueves al FC Barcelona (2-1) en el partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey, gracias a dos goles en los primeros 20 minutos de partido que sorprendieron a un Barça espeso, en una de sus peores versiones del año, que deberá remontar en el Camp Nou para no perder la corona que defiende y que tuvo fortuna al recortar diferencias de penalti. En los otros dos encuentros de este jueves, el Sevilla dejó en San Mamés casi sellado su pase a cuartos ante el Athletic (1-3) y el Betis y la Real igualaron sin goles en el Villamarín (0-0).

Sorpresa inicial, sí, al ver que un Levante que reservó a sus mejores hombres ganó a un Barça casi irreconocible. Pero, visto el partido, la sorpresa fue en realidad que los catalanes se llevaron un premio, mínimo y en forma de gol de pena máxima en el minuto 85, del Ciutat de València.

No hizo méritos el equipo de Ernesto Valverde para marcar, apenas algún disparo de Ousmane Dembélé, un ‘falso 9’ tan irreal que cuando apareció lo hizo por la banda. Poco trabajo tuvo Aitor Fernández, salvo un mano a mano con un Malcom que desaprovechó otra oportunidad, mientras que Jasper Cillessen, titular en Copa, salvó a su equipo de tener que buscar una remontada mayor.

Salió en tromba el Levante UD, sacándose el frío de encima a base de carreras verticales hacia el área barcelonista, y con criterio. Muchas pérdidas en un Barça con demasiados cambios, que le hizo estar descafeinado e insípido, además de estar perdido. De donde en LaLiga la versión A se fue con una ‘manita’ a favor, la versión B se contentó con salir sólo con un 2-1 en contra.

En el minuto 4, en la primera oportunidad del partido, el central Cabaco inauguró el marcador con un cabezazo certero tras un centro lateral de falta. Se desmarcó y remató libre de marca, potente, imparable para Cillessen. El centro, impecable, fue del excanterano del Barça Rubén Rochina.

Hablando de la base, no fue un buen partido el de Carles Aleñá, Miranda o Chumi, pero los de la Masia no fueron culpables de la derrota. Pesos pesados como Sergio Busquets, Arturo Vidal o Philippe Coutinho acumularon pérdida tras pérdida y no aportaron en positivo al juego de un Barça desfigurado que, en la vuelta, deberá apelar a su once de gala y a una noche mágica para seguir en la competición.

Y es que en una noche aciaga, en el minuto 18, el producto de ‘La Fábrica’ del Real Madrid Borja Mayoral puso el 2-0 en el marcador. Avisaba el Levante y en la primera que tuvo el delantero amplió la distancia. Un error de Miranda, que permitió el corte en la medular, hizo llegar el balón a Boateng, que con precisión quirúrgica metió el balón en diagonal a Mayoral, que controló, buscó hueco y la cruzó ante Cillessen pese a la inefectiva oposición de Murillo.

El portero holandés fue, no obstante, el mejor. En los primeros minutos evitó otros dos posibles goles, primero anulando un disparo cruzado de Boateng y, sobre todo, tirando de reflejos para sacar como pudo un rechace de Murillo a tiro forzado del propio Boateng.

Con un Levante haciendo daño en las jugadas de estrategia, asentado en el césped y buscando un tercer gol en un segundo tiempo en el que no sufrió, el partido fue comiéndose minutos con la sensación de que el Barça necesitaba un giro de guión ‘hollywoodiense’.

Este llegó en forma de penalti claro de Coke sobre Denis Suárez, refresco desde el banquillo pese a estar, quizá, en la rampa de salida del club. Penalti que transformó Coutinho, que apenas lo celebró en un mal partido para él, incapaz de conectar con Dembélé o Malcom o de crear peligro, previsible como nunca en su jugada de recortar desde la izquierda hacia el centro y buscar la rosca.

El central colombiano Jeison Murillo debutó esta noche con el FC Barcelona en el Ciutat de València, muy cerca de un estadio de Mestalla que era su anterior casas. Y lo hizo con nervios, expeditivo cuando pudo pero atado tras ver una tarjeta amarilla a los 22 minutos. Debut irregular, que hace pensar si será un buen parche en la defensa blaugrana o hará un descosido mayor.

No le ayudó, quizá, el compartir eje central con Chumi, todavía muy verde para el primer equipo sin un ‘jefe’ al lado. Tampoco estuvo afortunado Miranda, cambiado al descenso por molestias. Esta vez la versión ‘B’, que no filial, del Barça no le salió nada bien esta vez a Ernesto Valverde.

LEVANTE UD 2 – 1 FC BARCELONA (2-0, al descanso)

LEVANTE UD: Aitor Fernández; Coke, Cabaco, Postigo, Chema (Jason, min.69), Simon; Prcic, Campaña; Rochina (Doukouré, min.75); Mayoral y Boateng (Morales, min.62).

FC BARCELONA: Cillessen; Semedo, Murillo, Chumi (Lenglet, min.58), Miranda (Sergi Roberto, descanso); Busquets, Aleñá, Vidal; Malcom (Denis Suárez, min.67), Dembélé y Coutinho.

GOLES: 1-0. Min.4, Cabaco. 2-0. Min.18, Borja Mayoral. 2-1. Min.85, Coutinho, de penalti.

ÁRBITRO: De Burgos Bengoetxea (C. Vasco). Amonestó a Prcic (min.41), Cabaco (min.49), Borja Mayoral (min.93) en el Levante UD y a Murillo (min.22), Aleñá (min.40), Chumi (min.43), Busquets (min.74) en el FC Barcelona.

ESTADIO: Ciutat de València, 17.614 espectadores.