La ola de frío y viento deja a 14 provincias en alerta

La previsión es que lo peor llegue este miércoles, cuando entre por el noreste de la Península una masa de aire polar

Catorce provincias de cinco comunidades autónomas están en alerta este martes -de las veintinueve a primera hora del día– por aviso amarillo por viento, fenómenos costeros y temperaturas muy bajas que afectarán sobre todo a zonas del interior peninsular, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Sin embargo, lo peor llegará el miércoles, día en el que una masa de aire polar entrará por el noroeste de la Península y se irá extendiendo por todo el país.

En Aragón, Huesca está en aviso amarillo por viento del norte con rachas de hasta 80 kilómetros por hora en el Pirineo oscense.

En Castilla y León, Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria y Zamora están en aviso amarillo por valores que estarán en torno a los seis grados bajo cero sobre todo en la Meseta, Sistema Central, Cordillera Cantábrica y Sanabria.

En Cataluña, Girona está en aviso amarillo por fenómenos costeros en el Ampurdán con viento del norte y noroeste de fuerza 7 y olas de hasta tres metros de altura; mientras Lleida y Tarragona lo están por rachas de viento del noroeste de 80 kilómetros por hora en el Pirineo, litoral sur y prelitoral sur.

En la Comunidad Valenciana, Castellón está en aviso por viento del noroeste y rachas máximas de 80 kilómetros por hora en el interior norte.

En Baleares, Menorca está en alerta por fenómenos costeros con viento del norte y mar de fondo con olas de tres metros de altura.

La Aemet advierte de que con amarilla no existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.

Más frío a partir de este miércoles

Ya para este miércoles, la entrada de una masa fría de aire polar por el noreste de la península, que se extenderá a lo largo del jueves al resto del territorio peninsular y Baleares, provocará un desplome generalizado de las temperaturas, con heladas en amplias zonas del interior.

Aemet prevé que el episodio, relativamente húmedo al principio, se torne rápidamente a un carácter más seco, con heladas generalizadas en buena parte del interior peninsular, aunque tampoco se descartan en el litoral del Levante.

Los vientos de componente norte dejarán hasta el viernes aire muy frío sobre todo el territorio peninsular y Baleares, soplará el cierzo en el valle del Ebro y la tramontana en el noreste de Cataluña y norte de Baleares, con rachas muy fuertes, lo que propiciará que la sensación térmica sea aún más baja.

Las temperaturas descenderán durante la noche por debajo de los cinco grados negativos en ambas mesetas y en torno de los sistemas montañosos, e incluso descenderán hasta los diez grados bajo cero, y las diurnas no se superarán los 5 grados centígrados en el interior de la mitad norte.

Sin embargo, el miércoles no se esperan precipitaciones de importancia, aunque sí alguna nevada débil a partir de la noche en el Cantábrico oriental y cara norte de Pirineos, con la cota en torno a los 400 metros e incluso inferior, y el jueves habrá alguna lluvia débil en Baleares y litorales de sureste y de Alborán, que remitirán el viernes, con probables nevadas débiles por encima de 300-500 metros en Mallorca.

La Agencia de Meteorología espera que las temperaturas diurnas se recuperen poco a poco a partir del sábado y las nocturnas a partir del domingo, aunque el viento se mantendrá durante el fin de semana en el Ebro y Baleares, con tendencia a disminuir de intensidad.

Para el fin de semana y los primeros días de la semana siguiente podría continuar la estabilidad, con cielos poco nubosos y sin precipitaciones en la mayor parte del territorio.