El presidente del Banco Mundial dimite tres años y medio antes de cumplir su mandato

Jim Yong Kim deja el cargo contra todo pronóstico tras más de seis años al frente del organismo

El presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, presentó este lunes su dimisión al cargo, con lo que dejará el liderazgo de la organización financiera multilateral tres años y medio antes de concluir su segundo mandato en julio de 2022.

El BM informó en un comunicado que la renuncia de Kim, que ha ocupado la Presidencia de la institución con sede en Washington más de seis años, será efectiva a partir del próximo 1 de febrero.

“Ha sido un gran honor servir como presidente de esta notable institución, llena de personas apasionadas dedicadas a la misión de acabar con la pobreza extrema en nuestra vida“, dijo Kim en el anuncio de su renuncia, según la institución.

En su nota, el BM anunció que la búlgara Kristalina Georgieva, la actual consejera delegada de la organización, se convertirá en la presidenta interina de la institución cuando la salida de Kim se materialice.

En septiembre de 2016, Kim, un doctor y antropólogo estadounidense de 59 años, experto en cuestiones de salud global, había sido reelegido sin que ningún otro candidato amenazase sus aspiraciones de proseguir al frente de la institución. Kim había comenzado dicho segundo mandato de cinco años al frente del Banco Mundial el 1 de julio de 2017.

De origen norcoreano, Kim fue elegido por primera vez como presidente del BM en 2012, después de que el entonces presidente de EEUU, Barack Obama, presentase su candidatura.

En las elecciones, Kim se impuso a la otra candidata, Ngozi Okonjo-Iweala, exministra de Finanzas de Nigeria, mientras que un tercer aspirante, el exministro colombiano José Antonio Ocampo, retiró su candidatura antes de registrarse la votación.

De ese modo, se siguió la tradición y el pacto tácito mantenido entre EEUU y Europa desde que en 1944 se fundaron estos organismos, para que la dirección de BM recaiga en un estadounidense y la del Fondo Monetario Internacional (FMI) en un europeo.

El organismo destacó que bajo el mandato de Kim, los gobernadores de la institución aprobaron en abril pasado un aumento de capital histórico de 13.000 millones de dólares que permitirá al BM ayudar a los países “a alcanzar sus objetivos de desarrollo mientras responden a crisis como el cambio climático, las pandemias, la fragilidad o la falta de inversión en capital humano”.

Asimismo, las instituciones del Grupo del Banco Mundial han proporcionado financiación a niveles “nunca vistos” fuera de una crisis financiera, agregó el BM como balance de resultados de la gestión de Kim al frente del organismo.

Durante la presidencia de Kim, los 189 países miembros de la institución fijaron en 2012 como objetivos prioritarios del BM acabar con la pobreza extrema para 2030 e impulsar la prosperidad, centrándose en el 40 % de la población de los países en desarrollo con menos recursos.

“El trabajo del Grupo del Banco Mundial es más importante ahora que nunca, ya que las aspiraciones de los pobres aumentan en todo el mundo y los problemas como el cambio climático, las pandemias, el hambre y los refugiados continúan creciendo tanto en su escala como en su complejidad”, agregó.

Kim se unirá ahora a un fondo enfocado en la inversión en infraestructura en los países en desarrollo, cuyos detalles se anunciarán más adelante, según el comunicado.

La financiación en infraestructuras es, de hecho, una de las mayores necesidades que tiene el mundo en desarrollo en la actualidad, según enfatizó durante su gestión Kim, que llevó al BM a colaborar con socios del sector privado en este aspecto.

Además de trabajar en inversiones en infraestructura, Kim anunció que regresará a la junta directiva de Partners In Health (PIH), una organización sin fines de lucro que ofrece servicios médicos en países como Haití, Perú, Rusia y Ruanda, y que él cofundó hace más de 30 años.