El 2019 será un año electoral intenso y decisivo para el cambio de Gobierno en política nacional

Las opciones que se presentan ante el año que comienza son: que Sánchez pueda renovar su gobierno con Podemos y los soberanistas catalanes; que el centro derecha de PP, Cs y Vox llegue al poder; o que PSOE, Cs, PNV y CC sumen mayoría para formar gobierno, sin la presencia de Sánchez.

El intenso año electoral de 2019 va a dibujar un nuevo mapa político en España con tres posibles soluciones:

-La renovación del pacto de Sánchez con Podemos y los soberanistas catalanes, lo que abriría una crisis importante en el PSOE. Sobre todo si en las elecciones autonómicas y municipales del 26 de mayo pierden importantes posiciones de poder en Comunidades (como ocurrió en Andalucía) y Ayuntamientos.

-La victoria nacional del centro derecha con PP, Cs y Vox, lo que sin duda forzaría la tensión en Cataluña por la sentencia del juicio del golpe de Estado y la aplicación del artículo 155 a la primera ocasión que ofrezcan los disparates de Torra.

-Un pacto en el centro político entre PSOE, Cs, PNV y CC, siempre que Sánchez no figure en ese gobierno y Rivera y el PSOE sumen escaños suficientes para renovar los pactos de investidura de 2016. Pero en ese caso sin la presencia de Sánchez en el gobierno como representante del PSOE, lugar que podría ocupar Josep Borrell para contentar a Cs.

El año 2018 fue el año de dos asombrosas carambolas políticas como fueron la moción de censura contra Mariano Rajoy que permitió la llegada de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno, y el vuelco andaluz que pone fin a 36 años de gobierno socialista.

Ambos acontecimientos van a tener una influencia decisiva en el intenso curso electoral que se celebrará a lo largo de 2019 con los comicios previstos para el 26 de mayo en las elecciones Europeas, municipales y autonómicas. Y en las generales si Sánchez no logra aprobar los Presupuestos de 2019, así como en unos comicios catalanes en otoño tras la sentencia del juicio del golpe de Estado catalán.

En el ámbito internacional y en lo que a Europa y España respecta la noticia más esperada es la culminación del Brexit con la salida del Reino Unido de la UE, por las buenas o las malas, salvo que Londres suspenda el Brexit y se aplace todo el procedimiento, lo que también resulta difícil de imaginar.

Naturalmente la crisis catalana y el juicio del golpe que se abrirá a finales de enero ocupará un lugar destacado en la vida política de este país y tendrán una influencia decisiva en los cinco procesos electorales que se van a celebrar a lo largo de este año.

Así ha ocurrido en Andalucía donde el impacto de la política catalana de Sánchez y las concesiones hechas a los soberanistas han podido ser decisivos en la abstención andaluza y la pérdida de votos del PSOE y Podemos. Lo que van a permitir a Juanma Moreno alcanzar el próximo 16 de enero la presidencia de la Junta de Andalucía con los votos del PP, Cs y Vox.

Un partido este último de posiciones ultra conservadoras que entró en el Parlamento andaluz y que puede convertirse en la revelación, como quinta fuerza política nacional, en los comicios pendientes de 2019. Y no solo por su ideario radical sino porque la entrada de un ‘quinto jinete’ en la carrera electoral nacional anuncia efectos imprevisibles en las elecciones en muchas circunscripciones del país.

Sobre todo en las provincias de 5 diputados y en las grandes capitales de España, y en ayuntamientos (en las dos Castillas), y también en los comicios europeos donde en la circunscripción única puede acumular un voto de castigo a las grandes formaciones políticas.

Naturalmente, todavía falta por ver el impacto de la política catalana de Sánchez en los resultados electorales nacionales del PSOE, a pesar de que las últimas encuestas les ofrecían a los socialistas la victoria en las elecciones generales pero a poca distancia de PP y Cs.

Asimismo hay que ver si la tendencia de pérdida de votos de Podemos que se vio en Andalucía se confirma a nivel nacional lo que sería lógico y en ese caso la doble caída de PSOE y Podemos dañará la expectativa de Sánchez de renovar el poder con Podemos y los nacionalistas del PNV y los soberanistas de PDeCAT y ERC.

En todo ello y sobre todo en el calendario de las elecciones generales puede tener un impacto muy importante el posible indulto de Sánchez a los condenados del juicio del golpe catalán. Sobre todo si Sánchez da los indultos antes de las elecciones generales.

Pero si Sánchez une las generales con los comicios del 26 de mayo en pos del llamado ‘superdomingo del 26-M’, en ese caso los indultos no serán posibles salvo si Sánchez logra una renovación de su presidencia. Y falta por ver qué ocurre a primeros de año con la exhumación de los restos de Franco y su traslado a la Almudena u otro lugar.

De igual manera el posible adelanto electoral en Cataluña dependerá de si hay o no insultos a los condenados del juicio del golpe catalán. Si hay indulto, Torra no disolverá el Parlament y si no lo hay en ese caso habrá elecciones anticipadas catalanas con gran movilización de los independentistas en el otoño de 2019.

En cuanto al bloque del centro derecha falta por ver, si la presidencia de Juanma Moreno en Andalucía va a beneficiar al PP de Pablo Casado en todo España o si este partido sufrirá el ascenso de Vox hasta lograr que Albert Ribera pueda con Cs superar al PP en las elecciones del nuevo año.

Asimismo, el PP se enfrentará en 2019 a varios juicios y sus posibles condenas sobre la corrupción del tiempo de Rajoy (Gürtel y Operación Kitchen, entre otros) lo que, unido al ascenso de Vox, podría perjudicar el nuevo liderazgo de Casado y dañar su pretendida regeneración del Partido Popular.

En cuanto a Albert Rivera y Cs cabe imaginar que el ascenso de Vox y la pérdida por ello de votos del PP podría favorecer el triunfo de Cs en el centro derecha e incluso a nivel nacional. De ahí el temor de Cs a sus pactos en Andalucía con Vox, partido que podría ser crucial para una investidura de Rivera.

No obstante Sánchez y Rivera podrían renovar un pacto de Gobierno (con cualquiera de los dos de presidente) similar al que firmaron para hace falta que estos dos partidos sumen suficientes escaños, quizás con apoyo de PNV y canarios, lo que no es nada fácil porque Podemos no apoyará el acuerdo con Cs como ya hizo en 2016.

Y también es muy importante para Cs el resultado que Manuel Vals obtenga en Barcelona durante las elecciones municipales del nuevo año, con vistas al posible adelanto electoral catalán en el otoño tras la sentencia del juicio del golpe catalán.

En suma, la incertidumbre política y electoral planea sobre todo el año 2019 donde puede abrirse un nuevo mapa político nacional.

RELACIONADO