El Govern recula y garantiza la seguridad del Consejo de Ministros del día 21 en Barcelona

La consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi, se ha dedicado este martes a poner paños calientes para rebajar la tensión con el Ejecutivo central por la doble crisis que se ha desatado entre las dos instituciones: la que ha nacido de la impunidad con la que han actuado los radicales de los CDR cortando autovías y levantando pesajes sin que los Mossos intervinieran y la relacionada con la figura del ‘president’ Quim Torra, que además de alentar la violencia callejera ha hecho una especie de llamamiento a un conflicto armado al apostar por la ‘vía eslovena’ para conseguir la independencia. Artadi ha tratado de quitar importancia a una y otra en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consell Executiu y ha pedido al Gobierno que no se deje llevar por quienes le piden aplicar de nuevo el artículo 155.

Ante la próxima reunión del Consejo de Ministros el 21 de diciembre en Barcelona, Artadi ha aseverado que el Govern no ha recibido ninguna “comunicación formal” sobre su celebración y que ni siquiera sabe dónde tendrá lugar, por lo que aún no se está trabajando en el dispositivo de seguridad. En todo caso, ha remarcado que la Generalitat va a “garantizar todos los derechos, tanto el de protesta, como el de libertad de expresión y el de reunión”, y que será capaz de mantener el orden público con los Mossos d’Esquadra.

A la consejera de Presidencia le ha preocupado especialmente la declaración de la portavoz del Comité Electoral del PSOE, Esther Peña, asegurando que al Gobierno no le temblará el pulso si tiene que recurrir al 155. “Apelaríamos a que el PSOE no se deje llevar por discursos como el de Pablo Casado -presidente del PP-“, ha afirmado la consellera. Así, ante la constatación de que, en su opinión, desde algunos partidos “cualquier excusa es buena” para pedir de nuevo el 155, ha invitado al Gobierno a que “transite por otro camino, el del diálogo”. Por lo demás, Artadi ha dedicado buena parte de la comparecencia a los problemas de orden público en Cataluña.

“Nos sorprende que esto que ha pasado este fin de semana haya provocado un correo epistolar”, ha señalado la portavoz en relación a los cortes de autovías y a la inutilización de los peajes. A su juicio, la actuación de los Mossos “fue correcta” en líneas generales aunque con una pequeña excepción: las cargas contra los radicales que pretendieron reventar concentraciones de Vox en Girona y Terrassa, el día de la Constitución, lo que provocó una llamada de atención de Torra a su consejero de Interior, Miquel Buch para revisar los protocolos de actuación de la policía autónoma.

Artadi ha afirmado que contestarán “con normalidad” las tres cartas enviadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez -de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y los ministros del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y Fomento, José Luis Ábalos- y ha recalcado que los Mossos actúan con “criterios técnicos y policiales” para “mantener el orden público por encima de todo”. Sin abandonar en ningún momento la actitud de asombro e incredulidad ante una reacción de Moncloa que el Govern ve desproporcionada, Artadi ha remarcado que existen mecanismos de coordinación “más útiles”, dentro de la “lealtad institucional”, como la comisión bilateral en materia de seguridad, en la que se hubieran podido plantear los acontecimientos del fin de semana.

Entrando en el detalle de las actuaciones policiales, la consejera ha defendido que la actuación de los Mossos el día 6 durante las cargas contra manifestantes que trataban de impedir actos de Vox en Girona y Terrassa fue globalmente “correcta”, aunque haya “algunas imágenes que sugieren la revisión de la actuación de algunos agentes”. En cuanto al sábado, cuando los CDR cortaron la AP-7 en la Ampolla (Tarragona) durante 15 horas sin que fuera desalojados por los Mossos, ha destacado que no hubo “incidentes de orden público” y que se garantizó la movilidad a través de los desvíos a la N-340. En relación al levantamiento de peajes al día siguiente, la consellera ha defendido que los agentes actuaron con criterios de “proporcionalidad y en contacto con las concesionarias” de las autopistas afectadas.

Artadi ha añadido que la pasada Semana Santa se produjeron cortes de carretera por parte de CDR y los Mossos d’Esquadra actuaron “de la misma manera”, sin que el entonces ministro del Interior, José Ignacio Zoido (PP), acusara a la Generalitat por carta de dejadez de funciones. No es la única comparación a la que ha recurrido el Govern para ilustrar por qué no entiende la reacción que se ha producido ahora. “¿Por qué (el Gobierno) envía hoy la carta y no cuando los taxistas cortaron la Castellana en verano”, se preguntó el vicepresidente, Pere Aragonés, la noche del lunes en declaraciones a RTVE.

La vía eslovena, la vía serbia y la vía catalana

Por otro lado, la portavoz del Govern ha defendido que Quim Torra,se refiriera a la vía eslovena hacia la independencia y ha argumentado que lo hizo desde una apelación “a la libertad y a la democracia”. Ante las críticas que ha generado el comentario del presidente catalán porque en la independencia de Eslovenia hubo un conflicto con víctimas mortales, Artadi ha asegurado que el compromiso de Torra y todo el Govern es con una vía “cívica y pacífica”. Además, ha considerado que Cataluña tiene que seguir una ‘vía catalana’ hacia la independencia basada en la democracia y las acciones cívicas y, al mismo tiempo, buscar “elementos inspiradores” en otras naciones que se han convertido en estados independientes.

El argumento de Artadi para justificar la apelación a la guerra de 1991 que duró diez días y en la que murieron alrededor de 60 personas puede parecer retorcido. Pero mucho más lo ha sido el utilizado por el senador del PDeCAT, Josep Lluìs Cleries, que se las ha arreglado para utilizarlo contra el Gobierno central y el Estado español. El parlamentario independentista ha opinado que el proceso esloveno es ejemplar, porque incluyó un referéndum de autodeterminación “pacífico”. “Pero después, la exYugoslavia, Serbia, no aceptó el resultado y ya vino una parte con la que no estamos de acuerdo”, ha añadido resumiendo así el conflicto armado. Su duda es si el Gobierno (español) “va a tomar la vía de Serbia”, porque “el 1 de octubre ya hubo violencia por parte del Estado”. “Nos preocupa si habrá serbios o no habrá serbios, si se acepta la democracia o no, este es el secreto”, ha dicho.

Cleries ha insistido en que su partido quiere “hacer la vía catalana” y se mantiene “en contra de todo lo que sea violencia, se llame CDR o como se llame”. Sobre los Comités de Defensa de la República ha explicado que unos “actúan bien”, otros tienen “infiltrados” y otros puede que lo hagan “mal”. La intervención frente a ellos de los Mossos d’Esquadra, a su juicio, responde a decisiones técnicas y no políticas. Sobre lo que también duda es el papel que desempeñará la Policía que el Gobierno traslade a Barcelona si finalmente se reúne allí el Consejo de Ministros el 21 de diciembre. “Seguro que es para proteger a los ministros, pero no sabemos si para proteger a la ciudadanía. Es la vergüenza del Estado español”, ha concluido.