XL Aniversario de la Constitución

El Rey: ‘La Constitución es el mayor éxito político de la España contemporánea’

"La Constitución fue un pacto de coraje y no de debilidad, porque el pacto es el privilegio del coraje”, ha dicho el Rey citando las palabras de uno de los ‘padres de la Constitución, Miquel Roca, tras subrayar que la Carta Magna de 1978 es “el mayor éxito de nuestra democracia”. En el acto central por su 40 aniversario, el Congreso ha reunido este jueves a los Reyes, Don Felipe y Doña Letizia, a los eméritos, Don Juan Carlos y Doña Sofía, a los cuatro expresidentes de Gobierno, a los llamados 'padres' de la Constitución y a los representantes del Gobierno, del Poder Judicial y de distintas instituciones.

A destacar la tremenda ovación que han recibido los anteriores monarcas, los que estaban en la jefatura del Estado cuando se aprobó la Constitución, que el año pasado estuvieron ausentes de los actos del aniversario para asombro de todos los que participaron. Esta vez, la Cámara sí ha podido rendirles el homenaje que se quedó pendiente en 2017 y que ellos han recibido sentados en unas butacas que se han colocado ‘ad hoc’ frente al banco azul del Gobierno y en las que también se han sentado los cuatro expresidentes del Gobierno: Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy.

El actual jefe del Ejecutivo, ha tenido que aguantar silbidos y gritos de “¡Fuera!” de las personas que se habían congregado ante el Palacio de la Carrera de San Jerónimo entre los que, todo hay que decirlo, no es probable que hubiera muchos votantes de izquierda. Los progresistas que han querido manifestarse este jueves lo han hecho en una concentración a favor de la república que se ha convocado a escasos metros del Congreso, en la Puerta del Sol.

Mientras tanto, el actual monarca reivindicaba en su discurso del acto institucional por el 40 aniversario de la Constitución de 1978 la “plena vigencia de los valores que inspiraron la Carta Magna” particularmente el deseo de reconciliación, la voluntad de entendimiento y la vocación de integración. Felipe VI ha coincidido casi punto por punto con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que ha sido la primera en hablar para apelar a esos mismos valores. El Rey, no obstante ha añadido otro: la solidaridad.

Felipe VI lo ha explicado de esta manera: “El espíritu de reconciliación, porque la Constitución es un mandato permanente de concordia entre los españoles; la voluntad de entendimiento, a través de la palabra, la razón y el derecho; la vocación de integración, respetando nuestras diferencias y nuestra diversidad, y el ánimo, solidario y generoso, que edifica y cohesiona la fibra moral de nuestra sociedad”.

El jefe de Estado ha subrayado que, gracias a la Constitución española “España vive hoy en democracia y en libertad”. Bajo la vigencia de la Constitución, ha dicho, España ha vivido “el cambio político, territorial, internacional, económico y social más profundo y más radical de su historia” y es hoy una democracia “plenamente consolidada”. Así, ha sostenido que “resolver los desencuentros mediante el diálogo, respetar las leyes y los derechos de los demás, ejercer esos derechos y acudir a los tribunales para defenderlos y cumplir sus decisiones son principios definitivamente arraigados en los comportamientos de los ciudadanos”.

Eso sí, ha señalado que ahora es momento de “pensar en el futuro” y seguir construyendo “una España renovada”. Para eso, ha llamado a sumar ese inmenso patrimonio de libertades, derechos y bienestar” a una “voluntad de ir adaptando y amoldando” la “manera de hacer y de vivir a la realidad de cada momento, con espíritu crítico pero siempre constructivo”. Y ha hecho esta reflexión que abre la puerta a una revisión de la Constitución que se está conmemorando: “La España de hoy es muy diferente de la de aquel 6 de diciembre de 1978. Naturalmente, este aniversario no puede hacernos olvidar que a lo largo de estos años se han producido en nuestro país errores. Y tenemos problemas políticos, económicos y sociales muy relevantes”.

En su discurso, Don Felipe ha citado palabras de los padres de la Constitución y ha reconocido el papel de su padre, Juan Carlos I, en el impulso de la monarquía parlamentaria “de forma decisiva y determinante”, con el “apoyo permanente y comprometido” de la Reina Sofía, unas palabras que han sido recibidas por un largo aplauso del hemiciclo. Y además, ha subrayado su propio compromiso con la Constitución y su “lealtad” al pueblo español, como jefe de Estado constitucional. “La Corona está ya indisolublemente unida, en la vida de España, a la democracia y la libertad”.

La palabras del Rey han sido rubricadas por un sonoro aplauso del hemiciclo salvo los diputados de Unidos Podemos, que se han puesto en pie pero permaneciendo con los brazos caídos. Los diputados nacionalistas e independentistas del PDeCAT, ERC, EH Bildu y PNV no estaban porque su ausencia en este tipo de actos es habitual. Nunca han participado. Por cierto que este año se han sumado a las ausencias En Comú Podem y Compromís. En este último caso se ha tratado de justificar la no asistencia por la celebración de otros actos conmemorativos de la Constitución en su Comunidad, pero lo cierto es que ha habido un conato de debate interno en el que no han faltado voces en contra de legitimar unos símbolos constitucionalistas con los que un sector dice no estar de acuerdo. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha expresado el malestar en las filas de su formación a través de Twitter.

 

Antes de que hablara el Rey lo ha hecho la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que ha lanzado un llamamiento a todos los españoles para renovar el “Gran Pacto Constitucional” pero recordando que la Carta Magna de 1978 no es un “candado”, ya que se puede mejorar y “admite reformas”. Pastor ha apelado, no obstante, a la “prudencia” y la “sabiduría” de los constituyentes porque, ha avisado, ninguna Constitución debería reformarse “con menos acuerdo del que la creó”.

En su discurso, en el que ha pronunciado citas de don Juan Carlos, del Rey Felipe, de los ex presidentes Adolfo Suárez y Felipe González, de los siete “padres” de la Constitución y también de Josep Tarradellas, entre otros, Pastor ha destacado la “capacidad de renuncia y de transacción” en aras del acuerdo que permitió alumbrar aquella Carta Magna después de décadas de dictadura. Constitución que, ha recordado- fue aprobada por un “amplísimo respaldo” popular que la dotó de una “radical e incuestionable legitimidad” pese a las “dificultades, tensiones e intentos de descarrilar el proceso”.

Tras expresar en nombre de las Cortes Generales su “respeto, gratitud y afecto” a los reyes don Juan Carlos y doña Sofía “por tantos años de servicio y entrega a España”, así como la contribución de todos los gobiernos de la democracia, Pastor ha defendido también la “vigencia” del espíritu de una Constitución que no fue de parte, ni se redactó “de unos contra otros”. “Ésa es nuestra Constitución. La de la concordia, la de la integración, la de la generosidad, la del patriotismo. La Constitución del consenso”, ha destacado.

Por eso, no cree que deba hacerse “tabla rasa” con lo hecho en el pasado porque todos los gobiernos han contribuido a la historia de España “en una suma constante” creando una “innegable estabilidad” que es necesario “preservar” y de la que hay que estar orgullosos sin caer, eso sí, en el “triunfalismo”. “Si queremos que el país avance y tenga éxito, no se debe hacer tabla rasa de sus mejores logros colectivos, ni caer en el extremismo olvidando la concordia”, ha alertado. Y es que para la presidencia del Congreso, “ningún avance” conseguido en estos 40 años está “garantizado”, especialmente si no se cuida algo “tan importante” como la convivencia.

En lo que podría interpretarse como un aviso a los partidos que se están moviendo para conseguir pactos que propicien el vuelco político en Andalucía, aunque sea a costa de meter a la extrema derecha en el gobierno de la comunidad –en el Parlamento ya está gracias a los 12 diputados que ha conseguido en las elecciones del pasado domingo- Pastor ha avisado de que “ningún camino, ningún atajo, merece la pena si pone en riesgo la convivencia”. En esta línea, y parafraseando al ponente constitucional Miquel Roca, Pastor ha recordado que la Constitución “tiene margen para muchas cosas, pero al margen de la Constitución no cabe nada”.

Las reflexiones de Pastor llegan después de que tanto el líder de su partido, el ‘popular’ Pablo Casado, como el de Ciudadanos, Albert Rivera, hayan admitido que estarían dispuestos a entregar consejerías de la Junta de Andalucía a la extrema derecha de Vox que, entre otras cosas, aspira a liquidar el Estado de las Autonomías.

Para la presidenta del Congreso, el futuro está en manos de todos los españoles y debe construirse “cuidando lo que tenemos” y “sin retroceder”. Una “historia de éxito” que tiene por delante nuevos retos, como el “crecimiento inclusivo”, la lucha contra el cambio climático, los avances tecnológicos, el proyecto europeo y los desafíos del mundo global.

Ante esos retos, Pastor apuesta por preservar el marco constitucional y el “método” para aplicarlo, tal y como se hizo en 1978, mediante el diálogo, la concordia y la cooperación. “Si lo conseguimos entonces no es sólo por lo que hicimos, sino por cómo lo hicimos, y porque no nos atenazó ni el miedo ni el inmovilismo”, ha subrayado. Y es por eso que Pastor ha demandado al conjunto del pueblo español a que renueve ese “Gran Pacto Constitucional” porque la Carta Magna -a la que desea larga vida- ha sido, es y será “la mejor guía para encauzar los retos que, como Nación, nos depara el futuro”.

RELACIONADO