Barones del PP apuestan por “no obsesionarse” con Vox y centrarse en recuperar a los votantes de Cs

Varios presidentes autonómicos y regionales del PP han coincido en que, ante las próximas elecciones de 2019, no hay que dar pábulo a Vox hablando en todo momento de esta formación política, sino que hay que centrarse en recuperar votantes que se fueron a Ciudadanos (Cs) y no olvidar el centro político.

Así lo expusieron algunos de estos ‘barones’ territoriales durante el almuerzo celebrado este lunes con el líder del PP, Pablo Casado, quien hizo hincapié en la importancia de la convención nacional que la formación celebrará los días 18, 19 y 20 de enero en Madrid porque servirá para fijar la hoja de ruta ante las elecciones autonómicas y municipales de mayo.

Todos los asistentes a esta comida -en la que también estaban presentes el secretario general del PP, Teodoro Garcia Egea, y el vicesecretario de Organización, Javier Maroto— saludaron la posibilidad de cambio que ahora se abre en Andalucía si Cs y Vox apoyan la candidatura del candidato ‘popular’, Juanma Moreno.

Aunque se abre un escenario de negociaciones en Andalucía, dirigentes territoriales del PP destacan que Vox no tiene representación parlamentaria fuera del Parlamento andaluz y, por lo tanto, hay que hacerles el caso justo. La prioridad del PP, según añaden, tiene que ser aglutinar el centro-derecha en su conjunto, sin obsesionarse con el nuevo partido.

“Vamos a apostar por el centro. El peligro es Cs, no Vox”, resume un presidente autonómico que cree que hay que aprender de lo que le ocurrió al PSOE con Podemos porque al virar a la izquierda para evitar el ‘sorpasso’ de Pablo Iglesias descuidó el centro y alimentó el crecimiento del partido de Albert Rivera.

En la misma línea, otro barón autonómico del PP sostiene que Vox es un “fenómeno europeo” fruto de la “insatisfacción” de muchos ciudadanos con la política y la crisis, pero que hay que utilizar el “catalejo” y mirar a largo plazo, no a corto. Según su razonamiento, en las próximas elecciones de mayo el partido de Abascal, que ahora está “imparable”, logrará representación pero si el PP hace bien su trabajo, los ciudadanos “se pondrán la vacuna” y se irá frenando su crecimiento.

En las filas ‘populares’ son conscientes de que la izquierda intentará estas semanas buscar la equiparación entre Partido Popular y Vox como fuerzas de la “derecha”. Sin embargo, los dirigentes autonómicos consultados insisten en que deben marcar distancias, de forma que no se les relacione con el partido de Santiago Abascal.

El partido tiene por delante decidir la estrategia que seguirán ante Vox, con la vista puesta en las citas electorales de 2019, un debate que ha estado encima de la mesa en el almuerzo celebrado este lunes en Génova. A este respecto, el propio Casado señaló que la convención de enero es una oportunidad para fijar la hoja de ruta programática pero también de actuación ante el partido de Santigo Abascal.

Casado quiere que ese cónclave sea un “rearme ideológico” del partido en un amplio abanico de temas, desde el fortalecimiento institucional, a la economía o la revolución digital. Se trata lanzar las propuestas del PP en todos los temas basadas en los “principios y valores” del PP para dejar claro que el partido de “siempre” ha “vuelto”.

El líder del PP tiene previsto llegar a esa convención de enero con todos los candidatos ya anunciados, de forma que ese encuentro sea el pistoletazo de salida de la precampaña hacia los comicios de mayo. Con ese propósito, esta misma semana empezará a visitar comunidades para abrir esa designación de ‘números uno’ a las elecciones de 2019.