El ataque con gas cloro en Alepo provoca otra ‘guerra’ entre Damasco y los rebeldes sirios

El Gobierno culpa a las facciones opositoras de lo ocurrido, que deja más de 100 civiles hospitalizados con síntomas de intoxicación

Las facciones opositoras sirias negaron este domingo haber atacado con gas cloro la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, al asegurar que no cuentan con armas para ese tipo de acciones y acusaron al Gobierno de querer acabar con el acuerdo turco-ruso que creó una zona desmilitarizada en el norte del país.

“La acusación del régimen (sirio) de que los opositores usaron gas químico es una mentira”, dijo a Efe el líder de la facción Ejército de la Victoria, Abdel Muin al Masri, cuyo grupo opera bajo el paraguas del opositor Ejército Libre Sirio (ELS).

“La oposición no tiene la capacidad de tener ese tipo de armas”, señaló Al Masri.

El Gobierno sirio acusó a los rebeldes del ataque anoche con gas cloro contra tres barrios residenciales de la ciudad de Alepo.

Al menos 107 civiles fueron hospitalizados con síntomas de intoxicación, según fuentes médicas citadas por la televisión pública y por la agencia oficial SANA.

Según los cálculos de la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos, 94 personas necesitaron atención médica y 31 de ellas permanecen hospitalizadas por los efectos del gas.

La aviación rusa bombardeó este domingo varias zonas en la periferia de Alepo situadas dentro de la zona desmilitarizada pactada el 17 de septiembre entre Turquía y Rusia alrededor de la provincia de Idlib, último foco de resistencia opositora en Siria.

Se trata del primer ataque en la zona desmilitarizada desde la firma del pacto, según el Observatorio Sirio.

El Ministerio de Defensa ruso reconoció el ataque afirmando que destruyó posiciones de los “terroristas” que supuestamente hicieron la acción química contra Alepo.

Al Masri afirmó que es el “régimen quien usa estos ataques químicos y distintos de armas contra el pueblo sirio”, algo que “no es nuevo”, indicó.

Por otra parte, Mustafa Sejari, uno de los responsables del ELS, aseveró en su cuenta de Twitter que Damasco quiere provocar con esta acusación “socavar el acuerdo de Sochi”, ya que el supuesto ataque ha tenido lugar cerca de una franja de seguridad.