España y Marruecos reforzarán la cooperación para el retorno de inmigrantes ilegales

España y Marruecos reforzarán su colaboración para el retorno de emigrantes ilegales que hayan llegado a territorio español, y estudiarán las posibilidad de presentar junto a Portugal una candidatura a tres para albergar el Mundial de Fútbol de 2030. Son dos de los compromisos a los que se ha llegado entre ambos países con motivo de la primera visita a Marruecos de Pedro Sánchez y durante la que el jefe del Gobierno español fue recibido por Mohamed VI durante casi una hora en el Palacio Real de Rabat.

El jefe del Ejecutivo, quien viajó acompañado de su ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, mantuvo además una entrevista con su homólogo marroquí, Saadedín Al Othmani, y visitó el mausoleo de Mohamed V.

La visita estaba pendiente desde que Sánchez llegó al Gobierno, pero se fue retrasando por problemas de agenda del monarca marroquí, a quien Sánchez, en una comparecencia posterior a su audiencia con el Rey, agradeció el “calor y cariño” que le demostró. A su juicio, con esta visita se ha evidenciado el “extraordinario momento” de las relaciones bilaterales.

En ella se ha concretado que los Reyes de España viajarán a Marruecos en 2019, ya que Sánchez dijo que habló de este asunto con Mohamed VI. Esta visita se ha ido postergando desde que estuviera prevista en principio para el pasado mes de enero.

También se ha acordado que el próximo año se celebrará la Reunión de Alto Nivel (RAN) pendiente y que le corresponde organizar a Marruecos, así como un foro empresarial de los dos países.

Sintonía en materia migratoria

La colaboración en materia de seguridad e inmigración fue uno de los asuntos principales abordados por Sánchez en su visita.

En la conferencia de prensa que ofreció junto a su homólogo marroquí, ambos se comprometieron a reforzar las políticas de retorno de emigrantes ilegales desde España. Un retorno que recientemente había sufrido una reducción por parte marroquí al bajar a sólo 10 el número de emigrantes irregulares admitidos cada día tras ser expulsados de España, frente a los 25 de hasta hace poco.

“En las políticas de retorno tenemos una sintonía y una satisfacción plena”, añadió Sánchez, quien vinculó el compromiso marroquí de agilizar los retornos de irregulares con su promesa de apoyar en la Unión Europea la pretensión de Marruecos de recibir más fondos para ese fin. En esa línea, garantizó que Marruecos tiene en España un “aliado” para defender muchas de sus políticas en la UE.

Mundial de Fútbol de 2030 y el Sáhara

Tanto en su reunión con el primer ministro como con el Rey, Sánchez ofreció la organización conjunta por parte de España, Marruecos y Portugal del Mundial de Fútbol de 2030.

Tras plantearlo a Mohamed VI, aseguró que le vio “muy receptivo” a esa idea y que los tres países van a empezar a trabajar en ella.

Para él, aparte de la gran afición al fútbol en los tres países, el potencial de esa candidatura es que por vez primera se celebraría el Mundial en dos continentes, Europa y África.

“Vamos a trabajar los tres países en la presentación de esa hipotética candidatura, que creo que sería muy competitiva y que a nosotros nos hace muchísima ilusión”, añadió.

No faltó en la reunión con el primer ministro y en la conferencia de prensa posterior una referencia a la situación en el Sáhara.

Al respecto, Saadedín Al Othmani agradeció el “apoyo” de España a sus tesis en la cuestión del Sáhara Occidental y lo vinculó con el apoyo de Marruecos a la unidad de España en relación al conflicto en Cataluña. “Hemos expresado a menudo nuestro apoyo a la integridad del territorio español y al mantenimiento de la soberanía española, y agradecemos a España por su apoyo a la postura de Marruecos de involucrarse en el proceso de la ONU para la solución del conflicto del Sáhara”, dijo Othmani.

Añadió que hay “una conformidad de puntos de vista entre España y Marruecos en lo que se refiere a la necesidad de conservar la soberanía de los países al ser un principio de Naciones Unidas”. Sánchez negó un cambio de criterio de España al respecto y dijo que se trata de una posición “de Estado” con independencia del signo político del Gobierno.

Recalcó asimismo que España y Marruecos no son sólo países amigos y vecinos, sino también socios estratégicos que comparten desafíos comunes ante los que existe una sintonía en torno a la forma de abordarlos.

A la “convergencia de visiones” aludió también el comunicado hecho público por el Gabinete Real tras la reunión de Mohamed VI con Pedro Sánchez, a la que asistieron Grande-Marlaska, su homólogo marroquí, Abdeluafi Laftit, y el titular de Exteriores, Naser Burita.

El presidente del Gobierno regresará a Marruecos, en concreto a Marrakech, el próximo 10 de diciembre para participar en una cumbre sobre migración organizada por la ONU.