El PSOE revalidaría victoria en Andalucía y la suma PP y Cs no bastaría para desbancarlo

El PSOE se haría con 41 o 42 escaños y estaría obligado a pactar con Adelante Andalucía para poder gobernar y que Cs ya anunció su negativa a apoyar un nuevo gobierno de Susana Díaz

Las cuentas en Andalucía no salen para PP y Cs que buscan, 37 años después, desbancar al PSOE de la Junta de Andalucía. A ambas fuerzas les faltarían entre tres y ocho escaños para sumar 55 diputados, la cifra que marca el umbral de la mayoría absoluta en el Parlamento andaluz, según la encuesta preelectoral realizada por GAD3 para ABC.

Con una horquilla de entre 25 y 27 escaños (22,3% de los votos) para el partido de Juanma Moreno y de entre 22 y 25 (19,3%) para la formación que lidera Juan Marín, el bloque del centro-derecha aglutinaría 52 escaños en el más favorable de los escenarios que proyecta el sondeo. La acusada caída del PP, que ahora tiene 33 escaños, no se ve compensada con el ascenso de Cs, que ahora cuenta con nueve representantes.

La suma de ambos no sería suficiente para desalojar a un PSOE que ganaría de nuevo las elecciones pero con una mayoría más débil de la que sacó en los anteriores comicios: entre 41 y 42 diputados (33,5%). Si quiere seguir gobernando, deberá buscar alianzas y tendrá que entenderse con Adelante Andalucía. La coalición de Podemos e IU, pasa de los 20 que suma actualmente a entre 17 y 19 escaños. Con un 17,4% de los votos, quedaría desplazada a la cuarta posición en la Cámara autonómica.

El sondeo sigue mostrando el desgaste socialista

El partido que lidera Susana Díaz obtendría los peores resultados de su historia. Perdería entre seis y cinco de los 47 escaños actuales. Ni en la legislatura andaluza de la pinza (1994-1996), en la que PP e IU hicieron pasar un calvario al Ejecutivo de Manuel Chaves, con una minoría de 45 escaños, el PSOE había retrocedido tanto. En el caso del PP hay que remontarse a las elecciones de 1990 para encontrar un peor registro (22,2%).

La paradoja es que la fragmentación del espacio ideológico del centro-derecha proporciona a los socialistas una amplia ventaja frente a sus siguientes adversarios. Entregados ambos a una reñidísima pugna por el segundo puesto, miran a poca distancia por el espejo retrovisor a Adelante Andalucía. En Málaga, Sevilla y Cádiz, se produce el sorpasso que tratan de conjurar en el PP movilizando a todos sus cuadros nacionales. El pulso lo ganaría en las provincias más pobladas el partido naranja, al que el electorado no parece que vaya a castigar por el apoyo prestado al PSOE durante tres años y medio.

La mayoría que se otorga a la presidenta de la Junta de Andalucía no da estabilidad a Susana Díaz que buscaba recuperarla con la convocatoria anticipada de las elecciones. La candidata socialista se vería abocada a pactar sí o sí con Adelante Andalucía para continuar en el Palacio de San Telmo, tras la negativa de Cs de apoyar una segunda investidura.

En el bloque de la derecha, el sondeo, basado en 1.803 entrevistas y realizado entre los días 8 y 14 de noviembre, dibuja un corrimiento de votos evidente desde el partido de Juanma Moreno (PP), que conseguiría entre 25 y 27 escaños frente a los 33 que tiene actualmente, hacia la candidatura que encabeza Juan Marín (Cs) y Vox, que podría irrumpir en la escena política con un representante por la provincia de Cádiz (4,6%).

La formación que lidera Santiago Abascal lograría el 3,6 por ciento de los votos en el cómputo total en Andalucía. La imprevisible ley electoral española, con el desigual de apoyos por circunscripciones, puede producir la paradoja de que los restos acaben reforzando a la opción más votada.

Resultados en Sevilla

En Sevilla, la circunscripción por la que se presenta la actual jefa del Gobierno andaluz, esta tendencia es más que patente. En su feudo, la victoria de la candidatura de Susana Díaz parece irrefutable pero se dejaría un escaño respecto a los anteriores comicios: pasa de ocho a siete diputados y un 35,6% de los apoyos. Ciudadanos vería duplicada su representación a costa del bipartidismo. Aumentaría hasta cuatro los dos diputados que ahora tiene en la Cámara autonómica por esta circunscripción (19%). Uno se lo arrebataría al PSOE y otro a la lista que lidera el exministro del Interior Juan Ignacio Zoido (18,1%). Al PP la encuesta le otorga en Sevilla entre tres y cuatro escaños, los mismos que al bloque podemita (18,7%).

La batalla electoral en Málaga estaría más igualada. La candidatura encabezada por el exseleccionador nacional de baloncesto Javier Imbroda (Cs) daría la campanada si logra los cinco diputados (ahora tiene dos) que pronostica la encuesta. Con el 24,7% de los votos para la candidatura naranja, empataría en escaños y se acercaría en sufragios al PSOE, que pierde uno (5) y se queda con el 28,4% de apoyos. Un representante en la Cámara perdería la candidatura de Juanma Moreno, que se presenta por esta provincia. El PP pasaría de cinco a cuatro escaños por un margen estrecho de votos (23,5%). La lista que encabeza Teresa Rodríguez se dejaría un diputado y se quedaría con tres (17,9%).

En todas las provincias, la encuesta da la victoria al PSOE en número de sufragios y muestra una tendencia ascendente para Cs. En Córdoba habría un trasvase del PP al partido naranja, que ahora tiene uno y sumaría otro (16,8%). La lista que lidera el exalcalde cordobés José Antonio Nieto se dejaría uno de sus cuatro diputados (23,7%) mientras los socialistas repetirían (cinco escaños y 35,4%), al igual que el bloque Podemos-IU (dos y 20,3%).

Cádiz tampoco es ajena al ciclón naranja. En su provincia de origen, Marín crece de uno a tres o cuatro diputados (21,7%), mientras pierden uno el resto de partidos: el PSOE(cinco diputados y 29,7%), PP (tres y 19,8%) y Adelante (tres y 20,3%).

En Almería, antiguo bastión popular, empatan a cuatro escaños PSOE y PP, pero sube como la espuma Cs, que se colocaría con tres escaños. Con uno se quedaría Adelante. Tres obtendría también la formación naranja en Granada, donde el PSOE sigue imbatible (cinco escaños) mientras uno se dejarían el PP (tres) y la coalición izquierdista (dos).

En Huelva, los socialistas pasan de seis a cinco. El PP se juega su tercer diputado (2-3) con Cs (1-2) y Adelante pasaría de uno a dos. En Jaén, el sondeo no garantiza seis representantes al PSOE. Aquí la crisis interna pasaría factura al PP, que pierde uno y se queda con tres mientras Cs obtendría entre uno y dos escaños en la única circunscripción donde no los tiene. El bloque de Podemos e IU sacaría entre uno y dos.