Casado critica que Sánchez sea ‘muy duro’ con los dictadores muertos y ‘muy cobarde’ con los vivos

El líder del PP censura el viaje que Sánchez va a hacer a Cuba próximamente, preguntándose "qué pinta" yendo a la isla e "intentando blanquear una dictadura criminal de medio siglo"

El líder del PP, Pablo Casado, ha arremetido contra Pedro Sánchez por querer desenterrar a dictadores muertos pero no hacer “nada” contra los vivos, y ha criticado que el presidente del Gobierno no haya criticado a las dictaduras de Venezuela y Nicaragua durante la Cumbre Iberoamericana celebrada en Guatemala.

En un encuentro con interventores y apoderados del partido en Córdoba, Casado ha señalado que Sánchez ha demostrado ser “muy duro con los dictadores muertos” -por su promesa de sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos- y “muy cobarde” con los dictadores vivos.

“Qué vergüenza para España”, ha añadido Casado en un discurso en el que también ha censurado el viaje que Sánchez va a hacer a Cuba próximamente, preguntándose “qué pinta” yendo a la isla e “intentando blanquear una dictadura criminal de medio siglo”.

El dirigente popular ha manifestado que tanto Pedro Sánchez como la presidenta andaluza, Susana Díaz, “se parecen” a José Luis Rodríguez Zapatero.

De Sánchez ha señalado que se parece al expresidente socialista en que “no quiere criticar dictaduras” elabora un “presupuesto ruinoso” o “intenta reescribir la historia”.

Y se parece también, ha señalado, porque “está rompiendo la unidad de los españoles” al ir de la mano de los “chantajistas proetarras e independentistas”.

También ha considerado que se parece a Zapatero la presidenta andaluza, Susana Díaz, a la que ha instado a dejar de ocultar el logotipo del PSOE, porque así no va a poder ocultar su “pésima gestión”.

Andalucía, ha dicho Casado, lleva “demasiados años” gobernada por “estos que hacen memoria histórica” y quieren “cambiar la titularidad de iglesias”, en alusión a la mezquita-catedral de Córdoba.

A su llegada ha explicado que venía “de visitar la Catedral de Córdoba”y en su discurso ha prometido acabar con el “revisionismo histórico” que promulga la izquierda cuando los populares gobiernen la ciudad, Andalucía y España.

“Se va a seguir teniendo una catedral, la de Córdoba; una mezquita, la de Córdoba en manos de quien la ha gestionado siempre, que son las instituciones que durante siglos han preservado la cultura y la historia de la ciudad”, ha aseverado .