Pere Navarro descarta un nuevo carril para patinetes eléctricos

El director General de Tráfico cree que patinetes y bicicletas eléctricas "no pueden convivir con los peatones ni estar con los coches" pero descarta la creación de un nuevo carril porque "la calle es limitada y no caben"

El director General de Tráfico, Pere Navarro, ha señalado que los patinetes y bicicletas eléctricas “no pueden convivir con los peatones ni estar con los coches“, porque “la velocidad a la que se desplazan es distinta”.

Sin embargo, ha rechazado la posibilidad de que tengan un carril propio porque “no hay espacio” y ha advertido de que su uso no disminuye el número de coches, ya que, a su juicio, el patinete “es para los que utilizan el transporte público”.

En este sentido, ha subrayado que la “solución fácil” es que cada medio tenga su carril, pero que la calle “es limitada” y “no caben”. “Habría que hacer un pacto, sentarnos todos, en lugar de que estén presionando a la Administración”, ha dicho. Además, ha criticado que poder dejar estos vehículos en las aceras, “a veces”, hace que le “cueste pasar” a personas en sillas de ruedas o a cualquier peatón.

Así lo ha manifestado Pere Navarro este viernes en el estadio Wanda Metropolitano durante la presentación de la campaña ‘Nada vale más que una vida’ de Aesleme. “Nadie que utiliza el coche va a pasar al patinete, que va a sustituir los desplazamientos a pie. Nos ha costado mucho hacer que la gente vaya caminando para que ahora cojan el patinete”, ha sentenciado.

A 30 km/h “no hay muertos”

Con el objetivo de reducir el número de fallecidos en las ciudades, Pere Navarro ha apostado por reducir la velocidad en vías con un único carril a 30 km/h. “Cuando se baja la velocidad a 30 hay accidentes de chapa pero no fallecidos. La velocidad va a ser 30 en estas calles excepto que el Ayuntamiento ponga 50. Esto supondrá un gran salto adelante”, ha dicho.

Ante la pregunta de por qué no han incluido en la primera propuesta de reformas la reducción a 30 km/h en estas vías, ha respondido que antes han querido trabajar el tema de carreteras convencionales y que “después vendrá la ciudad”, donde la medida “importante es la reducción a 30”. “Queremos hacerlo por temas y no hacer una mezcla para no perder capacidad de comunicación”, ha precisado.

Esta medida, según ha apuntado el director de la DGT, se puede imponer por Reglamento General de Circulación, “dejando abierta la posibilidad de que si un Ayuntamiento quiere pueda poner 50 km/h”. “A 30 ahorrarías vida. No puedo entender que aún no esté”, ha indicado.

Para ordenar la movilidad de la ciudad, Pere Navarro ha recordado que “está la Ley 80/20”, ya que el 20% de las calles aguanta el 80% del tráfico y otro 80% de las calles aguanta el 20% del tráfico. Estas últimas calles, ha añadido, “son las que deben ser a 30 km/h para que puedan convivir el peatón, motocicleta y coches”.