Casado y Rajoy mantienen una reunión secreta en Génova

El líder del PP, Pablo Casado, ha almorzado este lunes con su antecesor en el cargo, Mariano Rajoy, según han confirmado fuentes populares. Un encuentro que en Génova han enmarcado dentro de la normalidad, además de insistir en la relación "fluida" que el presidente del partido mantiene con el expresidente del Gobierno.

La última vez que coincidieron fue en el funeral del padre de Rajoy, hace diez días en Pontevedra, y en septiembre se vieron de forma privada también en Galicia, antes de que el líder del PP acudiera a la apertura del curso político en Cotobade junto al jefe del Ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo. Además, Rajoy estuvo en el despacho de Casado nada más ser éste elegido líder del partido en el congreso de julio.

En la cúpula ‘popular’ aseguran que la dirección nacional se mantiene en contacto con Rajoy, con el que hablan todas las semanas, y subrayan al mismo tiempo la actitud “impecable” del expresidente, que ha optado por alejarse completamente de la vida pública para no interferir en el partido.

Mariano Rajoy no ha asistido a ningún acto público desde que dejó de ser presidente del PP. A quien sí se ha visto en público con Casado recientemente ha sido a José María Aznar. Ambos participaron en un coloquio con motivo de la presentación del último libro del expresidente, El futuro es hoy.

Dimisión de Cospedal

La comida entre Casado y Rajoy se produce apenas cinco días después de la renuncia a su escaño de la exsecretaria general de la formación María Dolores de Cospedal, tras la polémica generada por la difusión de las grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo.

La marcha de Cospedal se precipitó después de publicarse una grabación en la que su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, afirmaba ante Villarejo que “el jefe” estaba al tanto de los trabajos que se le iban a encargar. Fuentes próximas al exjefe del Ejecutivo admitieron a Europa Press hace una semana que Rajoy estaba sorprendido y molesto por esas informaciones.

El propio Casado dijo públicamente entonces -desde Helsinki (Finlandia) que tenía “plena confianza” en Rajoy y que está seguro de que no toleraría una práctica que se aparte de “la ejemplaridad”. Además, en los últimos días ha marcado distancias con ese pasado del partido recalcado que su compromiso con la “ejemplaridad, la transparencia y la rendición de cuentas es absoluto”.

Además, este almuerzo entre Casado y Rajoy se produce en medio de las negociaciones entre Gobierno y PSOE para la renovación de los veinte vocales del Consejo General de Poder Judicial (CGPJ). De acuerdo con ese pacto, el PP queda en minoría (nueve frente a 11) pero a cambio ostentará la presidencia del órgano de gobierno de los jueces.

El propio Pablo Casado desveló públicamente la semana pasada que conversa con “mucha regularidad” con el expresidente del Gobierno sobre temas de Estado y asuntos europeos.

Pocos días después de ser elegido presidente del PP en el congreso extraordinario celebrado el 21 de julio, Casado recibió a sus tres antecesores en su despacho de ‘Génova’: Rajoy, José María Aznar y Antonio Hernández-Mancha.