Santamaría ve “con mucha distancia” la dimisión de Cospedal y está centrada en el Consejo de Estado

La exvicepresidenta ha dicho también que mantiene el contacto con el expresidente Mariano Rajoy, "un amigo"

La exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría ha afirmado que ve “con distancia” la actual situación del PP, tras el abandono de la política de la ex secretaria general del partido María Dolores de Cospedal, y ha asegurado que está centrada en su nueva etapa como consejera de Estado.

En una conversación informal con periodistas, momentos antes de tomar posesión en el Consejo de Estado, ha dicho que ahora ve “con mucha distancia” la situación del PP, tras ser preguntada por el abandono de la política de Cospedal, y ha añadido que además “así es como tiene que ser“.

La exvicepresidenta ha dicho también que mantiene el contacto con el expresidente Mariano Rajoy, “un amigo”, y que aprovechará su nueva etapa para viajar y estar más cercana a su familia. Ha apuntado que siempre tuvo claro que la primera línea política es solo para unos años, y que está contenta e ilusionada con su nombramiento como consejera del Estado.

Asimismo, ha dicho que está aprovechando para escribir sobre lo suyo, “la democracia”, pero que no tiene intención de escribir unas memorias, ya que últimamente las que ha leído eran más bien “venganzas” y ella no está “en eso”.

Toma de posesión

Santamaría ha tomado este jueves posesión de su cargo como miembro del Consejo de Estado con un llamamiento a cuidar con “pasión” las instituciones como cimientos de la democracia, cuya pervivencia, ha dicho, no está garantiza solo con la convocatoria periódica de elecciones.

La presidenta del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega, ha presidido el acto de la toma de posesión, en el que ha destacado que Sáenz de Santamaría “está revestida de un bagaje profesional excepcional que resultará muy provechoso” para el máximo órgano consultivo del Gobierno.

Sáenz de Santamaría, que ha contado con los consejeros Juan Velarde y Marcos Peña como padrinos, ha resaltado que, al igual que cuando asumió su primer cargo público, llega a la institución con la conciencia de honrarla y preservar su dignidad.

Ha defendido como principios básicos de la democracia la garantía de los derechos de las personas y la supremacía del Estado de derecho y ha subrayado que “la fortaleza de la democracia se mide en la fortaleza de las instituciones”.

En este sentido, ha destacado que el Consejo de Estado ha trabajado sin descanso para asentar esos principios, pero ha alertado de que, “basta echar un vistazo alrededor”, para darse cuenta de que “si las instituciones no se ponen en valor, se ponen en riesgo y con ello la democracia”.

Ha advertido de los peligros de que el imperio de la ley se subordine a los intereses de los gobernantes y de los populismos “de todo signo” que buscan desprestigiar primero las instituciones para después ponerlas a su servicio. Y, frente a unos tiempos en los que prima lo efímero, la anécdota, el morbo y las discusiones pasajeras, ha insistido en la necesidad de tomarse en serio, respetar y defender los cimientos de la democracia “con la misma pasión” que cuando fue conquistada hace ahora cuatro década, así como de preservar la integridad y calidad institucional de la nación.