Gustavo González aclara los motivos de su polémica detención

Gustavo González concedía esta semana una entrevista en exclusiva para la revista Diez Minutos donde se definía a si mismo como una persona noble y hablaba largo y tendido sobre el sinfín de conflictos que le rodean. Desde su reciente detención por un supuesto delito de revelación de secretos, hasta la situación en la que se encuentra con su ex mujer y sus hijos pasando por la tensa relación con sus compañeros de Sálvame y sus planes de futuro con María Lapiedra.

Hace unos días, saltaba a la luz la detención de Gustavo y el policía que le pasaba información sobre famosos por un supuesto delito de revelación de secretos. Ante esto, Kiko Hernández le preguntaba si alguna vez le había pedido información sobre él, algo que Gustavo negaba rotundamente: “Jamás he pedido información a ningún policía sobre ti o sobre alguno de mis compañeros. Jamás he tenido la tentación“.

Ante la insistencia de Kiko, el paparazzi reiteraba que no ha traicionado nunca a sus compañeros y confesaba que, en más de una ocasión, ha perdido dinero por proteger a sus compañeras: “De María Patiño ha habido ocasiones que ha habido algún reportajillo y siempre la he avisado. Con Carlota Corredera, antepuse que no se incomodase con unas fotos que había de ella bastante desagradables, que eran de mi agencia y tuvimos un perjuicio económico”. “Sabiendo lo que yo hice por Carlota, perjudicandome a mí económicamente, creo que tenía que haber puesto las dos manos en el fuego”, añadía un Gustavo que se mostraba muy dolido con la presentadora de Sálvame.

Teniendo yo una agencia de prensa, de vacaciones de compañeros jamás ha habido reportajes”, se defendía, una vez más, de las insinuaciones de Kiko y reconocía el esfuerzo que le había supuesto compatibilizar su profesión de paparazzi con su trabajo de colaborador en el programa de Telecinco.

Durante la entrevista, Gustavo reconocía que está siendo investigado por la policía por un delito de revelación de secretos, pero que, a pesar de que existía una denuncia por cohecho, no se le imputa tal delito al no haber pruebas que demuestren que hubiera una contraprestación económica poe la información que le proporcionaba su fuente, también investigado.

Ante la pregunta de si tiene meido por ir a la cárcel el colaborador de Sálvame aseguraba que está muy tranquilo: “En cuanto me dijeron “revelación de secretos”, me tranquilicé porque sabía lo que había. Jamás he divulgado ni he puesto precio a un documento”. Pero que en el supuesto de que finalmente entrara en prisión, está convencido de que María le esperará.

En cuanto a su relación con su ex, confesaba que su única vía de comunicación es por mensajes y por Whatsapp, “Ella hace tiempo decidió que no hablásemos, y yo lo entiendo“. Y aunque a él le gustara que mantuvieran una relación cordial, cree que “ahora mismo es imposible”, y es que, situaciones como la que sucedió el día que la policía registró el domicilio donde vivía Gustavo antes de separarse, no ayudan a que sea posible, “Lo tenía solucionado. No se iba a hacer el registro en mi antigua casa y al final se hizo por la actitud de mi ex. Los policías vieron que no había nada”. “Creo que se perjudicó a ella misma y a mis hijos”, sentenciaba.