Ola de ataques violentos por parte de grafiteros en los metros de Madrid y Barcelona

El último asalto ha tenido lugar en el Metro de Barcelona, donde un grupo de 34 grafiteros pintó un vagón y roció con pintura a una mujer embarazada

Dos agentes de Policía Nacional resultaron intoxicados tras un enfrentamiento con un grupo de grafiteros el pasado viernes, en el que arrojaron botes y pintura a los efectivos policiales cuando irrumpieron en la estación de Las Rosas para asaltar un tren.

Según han explicado fuentes policiales a Europa Press, sobre las 21.45 horas se produjo una inclusión “masiva” de grafiteros y un grupo entre 40 y 50 personas se enfrentaron a la Policía Nacional, a la que lanzaron botes y rociaron con spray.

En la intervención, según ha adelantado el diario ‘El Mundo’, se requisaron 250 botes de pintura y se logró detener a un joven de 20 años nacido en Pakistán. Dos agentes resultaron intoxicados por aerosoles de spray con seguimiento médico tras este enfrentamiento.

Desde el pasado miércoles se han producido cinco incidentes relacionados con grafiteros. El más sonado, el ocurrido en Halloween, cuando obligaron a un maquinista de la Línea 12 a desviar un tren a una zona con más luminosidad.

Además, en la estación de Universidad Rey Juan Carlos un maquinista sufrió una crisis de ansiedad. Ese día también pintaron en la estación de Casa de Campo, donde rociaron a un vigilante de seguridad que grababa su actuación.

Además, hace dos días una banda de más de 15 grafiteros pintaron cinco vagones en la estación de Marqués de Vadillo tras colarse en la cabina de cola del convoy y parar los trenes con la alarma mientras que el viernes lo hicieron en la estación de Las Rozas.

El Sindicato de Maquinistas y UGT han pedido a la empresa pública que gestiona el suburbano madrileño que aumente la seguridad en las estaciones. También han solicitado cambiar los sistemas de apertura de las cabinas y que los botones de llamadas de emergencia funcionen para garantizar la seguridad de trabajadores y pasajeros.

Por su parte, fuentes de Metro de Madrid han asegurado a Europa Press que la seguridad del servicio es “una preocupación importante”. Asimismo, han señalado que los sucesos de esta semana han sido trasladados a la Delegación del Gobierno y a instituciones judiciales para valorar qué medidas tomar al respecto, al tiempo que han precisado que la empresa “ha reforzado” en un 20 por ciento su presupuesto en seguridad.

Agresión a una embarazada en el Metro de Barcelona

Las agresiones por parte de grafiteros también se han registrado en el Metro de Barcelona. Transports Metroploitans de Barcelona (TMB) ha anunciado que denunciará a 34 personas por pintar grafitis en un vagón de Metro la madrugada de este domingo, y que tres pasajeros están dispuestos a presentar denuncia por agresiones físicas, entre ellos una mujer embarazada que “ha sido rociada con pintura de spray en la cara y otras dos han sido sacudidas y golpeadas en la cara”.

En un comunicado este domingo, TMB ha explicado que los hechos se han producido sobre las 3:48 horas de la madrugada de este domingo en la estación Maragall de la línea 4 de Metro, y que “un presunto integrante de ese grupo ha sido retenido por miembros de seguridad de Metro y puesto a disposición de los Mossos d’Esquadra”.

La empresa asegura que 34 personas han accionado el freno de emergencia de un tren que circulaba con pasajeros, algunos de los cuales han mostrado su rechazo y “algunos de ellos han resultado increpados y agredidos por los autores de las pintadas”.

Después de los hechos el servicio de Metro de la línea 4 se ha interrumpido durante unos minutos y el tren ha acabado pintado “con grafitis por los dos lados, motivo por el cual se ha tenido que retirar del servicio”, ha explicado TMB.

La empresa ha opinado este domingo que el “vandalismo grafitero” es el principal problema de seguridad para los operadores ferroviarios en España, y cree que las pintadas se están acentuando en frecuencia, número de autores y nivel de agresividad.