Sánchez reúne este lunes a la Ejecutiva del PSOE para analizar la situación política

Cinco meses después de su llegada a la Moncloa, el presidente Pedro Sánchez reunirá mañana a la ejecutiva del PSOE para convocar una reunión del Comité Federal y analizar la situación política, marcada por la decisión de la Abogacía del Estado de no acusar de rebelión a los líderes independentistas del "procés". La ejecutiva socialista convocará un Comité Federal para el próximo sábado, 10 de noviembre, en el que serán proclamados todos los candidatos autonómicos a las elecciones del 26 de mayo.

Los socialistas decidirán mañana si convierten el comité del día 10 -el primero desde que Sánchez es presidente del Gobierno- en un gran acto preelectoral, que se celebraría en Madrid, aunque fuera de la sede de la calle Ferraz.

También ese día se aprobarán las bases del procedimiento de elección de candidaturas y elaboración de listas para las municipales y europeas, se ratificarán las normas para elegir a los candidatos en los municipios de más de 20.000 habitantes y se establecerá el calendario para los pueblos con menos de 20.000.

La ejecutiva de mañana hará previsiblemente un repaso de la coyuntura catalana, con los escritos de acusaciones de la Fiscalía y la Abogacía del Estado a los líderes independentistas del "procés" y el anuncio del presidente catalán, Quim Torra, de que no apoyará los presupuestos de Sánchez, como últimas novedades.

Las elecciones andaluzas del 2 de diciembre y el acuerdo presupuestario alcanzado con Podemos son otros de los asuntos sobre la mesa, así como la ruptura de relaciones con el líder del PP, Pablo Casado, y hasta cuándo Sánchez puede mantenerla en el tiempo.

Entre los medio centenar de miembros que forman el plenario de la ejecutiva del PSOE se sientan tres ministros -Carmen Calvo, José Luis Ábalos y Magdalena Valerio- y cerca de una veintena de altos cargos del Gobierno.

Tras su reunión de hace una semana con el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, la vicepresidenta Carmen Calvo podría dar cuenta ante ellos de los supuestos avances para impedir que los restos de Franco sean inhumados en la catedral de la Almudena.