Villarejo espió en 2011 una cena de Rajoy con grandes empresarios en Barcelona

El excomisario José Manuel Villarejo espió una cena de Mariano Rajoy con los presidentes de grandes empresas celebrada en Barcelona el 15 de septiembre de 2011, según ha informado este lunes el diario ‘El Mundo’. Villarejo utilizó esta información para lograr posteriormente contratos en compañías del Ibex.

Villarejo hizo llegar un informe de este encuentro a Sacyr para que contratara sus servicios. En este informe, el exocomisario traslada que conocía todo lo que se habló en esta velada entre el entonces líder de la oposición y los grandes empresarios del llamado Foro del Puente Aéreo.

Concretamente,  Villarejo menciona al presidente de Repsol, Antonio Brufau y el presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, Isidro Fainé.  “Brufau, en un breve aparte, expuso a Rajoy una serie de datos que no quiso aclarar cómo los había conseguido, donde trató de evidenciar una hipotética alianza del presidente de Sacyr con el PSOE de Zapatero a través de Miguel Sebastián. Igualmente, dijo poder conocer en días sucesivos los acuerdos que Botín (en referencia al fallecido presidente de la entidad bancaria) estaba tratando de llegar, precisamente a la misma hora, en una cena privada que estaba organizando para solucionar el tema Repsol”,  recogía la información enviada a las oficinas de Sacyr.

Además, Villarejo afirmaba que “Fainé garantiza a Rajoy que el apoyo de la Caixa era decididamente para Brufau”.

A esta cena asistieron también el entonces presidente de Bankia, Rodrigo Rato, de ACS, Florentino Pérez, o de Endesa, Borja Prado, entre la veintena de participantes.

El excomisario no menciona que empleara micrófonos sino que accedió a esta información a través de un fuente directa presente en la cena.

El entonces presidente de Sacyr, Luis del Rivero, que no asistió al encuentro, ha confirmado a El Mundo la oferta de Villarejo a su empresa con información procedente de la cena espiada y la documentación que les presentó sobre la reunión de Rajoy, pero aclara que ordenó no contratarlo a la vista de cómo actuaba.

El excomisario sí terminó contratado meses después por Repsol y la Caixa, según dos facturas desveladas por El Independiente de 45.000 euros cada una en mayo de 2012

 

RELACIONADO