Marc Márquez conquista su séptimo campeonato del mundo, el quinto en MotoGP

El piloto español venció en Motogi y se convierte, con apenas 25 años, en el más joven de la historia en conseguir tantos títulos

Marc Márquez vuelve a ser campeón del mundo de MotoGP. El piloto español (Repsol Honda RC 213 V) supo esperar su momento para vencer en el Gran Premio de Japón de MotoGP y logró su séptimo título mundial y el quinto en la categoría de MotoGP con apenas 25 años, el más joven de la historia en conseguirlo.

A ello ayudó el error que cometió Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP18), fruto de la presión a la que le sometió el español, quien en la penúltima vuelta se fue por los suelos y le entregó en bandeja el título a Márquez. Aunque todo pundonor, recuperó la moto y aún pudo atravesar la línea de llegada en la decimoctava posición.

Dovizioso no falló en la salida, en la que se llevó tras su estela al australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP17), pero tampoco lo hizo Marc Márquez, quien en la primera curva y por dentro superó a todos su compañero de fila -Cal Crutchlow y Andrea Iannone- y al francés Johann Zarco (Yamaha YZR M 1), para doblegar al piloto de sus antípodas antes de concluir el primer giro.

Márquez ya era segundo en la primera vuelta tras Dovizioso. Los dos protagonistas del mundial estaban ya mano a mano y, por detrás, Alex Rins (Suzuki GSX RR) protagonizó una buena salida y pasó de la octava a la quinta plaza, justo por detrás del italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1), quien también reaccionó muy bien tras apagarse el semáforo.

Quien tampoco desaprovechó su oportunidad fue Cal Crutchlow (Honda RC 213 V), que tras “situarse” en la carrera, comenzó a superar rivales después de la confusión inicial; en la tercera vuelta ya era tercero, con unos metros de desventaja sobre el dúo formado por Dovizioso y Márquez.

Con un ritmo lento en cabeza, se produjo la primera sorpresa al superar Crutchlow a Márquez para intentar hacer lo mismo con Dovizioso, si bien al líder del mundial esa situación no le inquietó, aunque sí la llegada por detrás de Rossi, que intentaba colocarse tras su rebufo después de superar a Miller.

Márquez avisa

Fue en el decimocuarto giro cuando Marc Márquez intentó por primera vez comandar la carrera pero enseguida le devolvió la acción Andrea Dovizioso, con Cal Crutchlow expectante y Andrea Iannone prácticamente enlazando con ellos, aunque el italiano cometió un error y se fue por los suelos, dejando la cuarta plaza en solitario para su compañero de equipo Alex Rins, que iba un poco más atrás.

La carrera volvió rápidamente a su guión inicial, con Dovizioso marcando el ritmo y Márquez, que llegó a pisar la tierra para mantenerse líder, y Crutchlow tras él. Dovizioso pareció reaccionar pues en el decimoctavo giro marcó la vuelta rápida de carrera para intentar escaparse, pero Márquez estaba pegado a él a escasas dos décimas y solo Cal Crutchlow pagó ese tirón del italiano para quedarse descolgado y ser alcanzado por Iannone, con el que formó la pareja perseguidora.

Una vuelta después, en la decimonovena, nuevo récord de vuelta rápida, primero de Dovizioso y después de Márquez, que ya dejó claro que iba a pelear por la victoria y el título hasta el final, con lo que el discurso de “si no es ahora será en la siguiente” parecía quedarse en el “limbo”.

Un vez más, en el vigésimo primer giro, en la curva nueve, Marc Márquez se volvió a meter por el interior y esta vez sí logró mantener el liderato frente al ataque de Dovizioso. A tres vueltas del final Márquez había conseguido, por primera vez, ser líder de la carrera. Quedaban tres vueltas pero Dovizioso iba, literalmente, pegado a él.

‘Dovi Out’ se leyó en la pizarra de Marc Márquez al principio de la última vuelta, el italiano se cayó en la curva diez intentando aguantar el ritmo del español que, tras ver el mensaje hizo un gesto con la cabeza, ya se tomó la última vuelta con calma para que nada empañase su séptimo título mundial.