Iglesias, en ‘modo vicepresidente’: habla con Puigdemont y se verá este lunes con Urkullu

Por mucho que el Gobierno se desmarque de los contactos que está manteniendo el líder de Podemos para tratar de que prospere el plan presupuestario que ha pactado con Pedro Sánchez, lo cierto es que Pablo Iglesias sigue actuando como una especie de intermediario, un ‘vicepresidente in pectore’ que ejerce ‘de facto’ el cargo que le hubiera gustado ostentar de pleno derecho en el Gobierno socialista. Tras reunirse el viernes con Oriol Junqueras en la prisión de Lledoners, este lunes Iglesias ha cerrado otro encuentro con el lehendakari Iñigo Urkullu con el genérico objetivo de analizar "la situación política del Estado”. Antes, este domingo, ha mantenido una charla telefónica con Carles Puigdemont.

El apoyo del PNV es esencial para sacar adelante las cuentas del Gobierno que solo tiene garantizado el apoyo de 156 diputados (84 del PSOE y 71 de Unidos Podemos). Los nacionalistas vascos no se han cerrado a un acuerdo, aunque están pendientes de la negociación que garantice las inversiones a las que aspiran para Euskadi. De todas formas, no hay que perder de vista la doble vertiente de la supuesta intermediación que está llevando a cabo Pablo Iglesias: por una parte, y aunque tanto él como el Gobierno lo desmientan, se comporta como una especie de emisario de Sánchez para allanarle el camino de cara a un acuerdo. Pero, por otra, no cabe duda de que trata de asentar su propio liderazgo político como cabeza visible de una formación que tienen muchas expectativas Ytanto en Cataluña como en el País Vasco.

Cuando Iglesias salió de Lledoners el viernes pasado, llevaba consigo un ‘no’ de Oriol Junqueras al eventual apoyo de ERC a los Presupuestos mientras persista inalterada la situación de los presos soberanistas. Pero también estaba más cerca de lo que desde hace días se baraja como un escenario posible: la reedición de un tripartido que sustituya a la actual mayoría independentista y aproveche el vacío de la derecha -PP y Ciutadans- incapaz de aglutinar una mayoría parlamentaria suficiente para hacerse con el poder. En cambio, la posibilidad de un acuerdo entre ERC, el PSC y los ‘comuns’, aprovechando la ruptura entre los republicanos y el PDeCAT, es una opción que está sobre la mesa.

La presencia en la ‘cumbre’ de Lledoners del teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Asens, sería la prueba inequívoca de que la alcaldesa Ada Colau está decidida a conseguir lo que se ha dado en llamar ‘pacto cruzado multinivel’, es decir, un acuerdo que vaya desde lo municipal hasta lo estatal, pasando por lo autonómico. Los ‘comuns’, de hecho, son una pieza clave para aprobar los presupuestos de la Generalitat, debido al bloqueo de los diputados suspendidos de Junts per Catalunya que ha desembocado en la pérdida de la mayoría independentista. Paralelamente, los votos republicanos son necesarios en Barcelona para sacar adelante los presupuestos de Colau, después de que ya tuviese que prorrogar los del pasado año. El entendimiento entre los ‘comuns’ y ERC es algo que se viene trabajando desde la cena secreta que Junqueras e Iglesias mantuvieron en agosto de 2017 con el empresario de la comunicación Jaume Roures como maestro de ceremonias.

Aunque el entendimiento con Esquerra es más factible que con JxCat, Iglesias no parece dispuesto a dejar ningún cabo suelto. Este domingo, ha mantenido con Puigdemont una conversación telefónica en la que ambos han coincidido en la “necesidad de abrir espacios de diálogo” en Cataluña. A través de su cuenta de Twitter, el líder de la formación morada ha dado detalles sobre la llamada -de 45 minutos- en la que Puigdemont le habría invitado a tener “una reunión presencial”. “Se lo agradezco y lo consideraré, pero lo importante es mantener el contacto”, ha señalado Iglesias.

Por lo que se refiere al País Vasco, Podemos tiene la baza de su apoyo a los Presupuestos de Urkullu. Es significativo que antes de la reunión con el lehendakari, que se celebrará a partir de las 16.00 horas en Lehendakaritza, Iglesias se entrevistará con el comité de empresa de La Naval, a las 13.00 horas. En ambas citas estará acompañado por el secretario general de Podemos Euskadi, Lander Martínez. Posteriormente, celebrarán una asamblea con los trabajadores del astillero. Podemos Euskadi ya ha reclamado en reiteradas ocasiones al Gobierno Vasco que “rescate” a la Naval de Sestao e, incluso, considera que, desde Euskadi, se puede plantear “la compra de la unidad productiva”. En todo caso, también cree “razonable” la petición del comité de empresa de que sea el Estado el que compre el astillero.

Sea cual sea el mensaje que lance Iglesias tras su visita a la Lehendakaritza, es probable que no difiera mucho del que dirigió el viernes al Ejecutivo: “Nosotros ya hemos hecho nuestro trabajo, y ahora es al Gobierno a quien le toca negociar como Gobierno y se tienen que mover”. E insistió: “El Gobierno sabe lo que tiene que hacer”.

En el par de días transcurridos desde entonces, no ha habido variaciones sustanciales de Sánchez y sus ministros hacia los dirigentes secesionistas encarcelados, salvo el editorial de ‘El País’ pidiendo que se ponga fin a su prisión provisional. Un editorial que se ha interpretado como la posibles antesala de la rebaja de los delitos de los que se acusa a los líderes del ‘procés’, que podrían virar de la rebelión a la sedición o incluso a la conspiración para la rebelión, con la considerable rebaja de penas que el cambio llevaría aparejada.

Lo cierto es que el Gobierno no se mueve de su declaración de respeto a la separación de poderes y a la independencia del judicial, pero se muestra muy confiado en el éxito de la tramitación de sus Presupuestos. La portavoz y ministra de Educación, Isabel Celaá, se ha mostrado convencida este domingo de que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) saldrán adelante, pese “a los muchos obstáculos” que ponen la derecha y el independentismo. Además, ha destaca que el Ejecutivo del PSOE representa “lo mejor” de la Constitución y “la posibilidad de tener una Cataluña en España”.

“Una alternativa a los recortes de la derecha”

Durante el acto de presentación en el Palacio Miramar de San Sebastián de Ernesto Gasco como candidato a la Alcaldía de la capital guipuzcoana para las elecciones del 26 de mayo, en el que también ha estado presente el diputado socialista y exalcalde de la ciudad, Odón Elorza, Celaá se ha referido al proyecto de cuentas públicas estatales que, según ha asegurado, dan “prioridad a la agenda social” y suponen “una alternativa a los recortes de la derecha”. “Estos Presupuestos van a salir adelante, estamos convencidos, pese a los muchos obstáculos que está poniendo la derecha y los muchos obstáculos que tenemos en el independentismo. Queremos que los Presupuestos salgan adelante y van a salir adelante”, ha insistido.

A su juicio, estas cuentas suponen “un cambio de rumbo” y representan una “verdadera alternativa” a los PGE del Gobierno del PP, demostrando que “con un mayor esfuerzo de Estado se puede lograr mucha más justicia social”. Como ejemplo de ello, ha apuntado al incremento del salario mínimo interprofesional a 900 euros, al aumento en un 40% de las ayudas a la dependencia, la subida de las pensiones, la sanidad universal o trabajos “dignos”. Además, ha destacado que el Gobierno ha aprobado unos impuestos que “van a parar a los ingresos”, siguiendo los preceptos europeos de la “senda de la estabiliidad”, y ha hecho “decrecer por primera vez el déficit” en unas cuentas que están “decididos” a sacar adelante.

La ministra ha señalado que al Gobierno del PSOE le están tocando “tiempos muy difíciles”, pero los socialistas son “combativos y crecemos en tiempos difíciles”, y ha recordado que, en los cuatro meses que llevan en el Ejecutivo, han realizado “cambios de fondo, siempre anteponiendo la agenda social”.

En este sentido, ha destacado que, si los socialistas no hubieran accedido al Gobierno, 60.000 niños en riesgo de pobreza no habrían comido este verano en los colegios, no se habría universalizado la prestación para la salud, no se habrían eliminado “los recortes” en la Educación, ni puesto en marcha el bono contra la pobreza energética o paralizado la LOMCE. “Estamos trabajando denodadamente y encontramos cada vez más obstáculos”, ha apuntado, al tiempo que ha señalado que “ojalá la derecha, cada vez más derecha, hiciera oposición política”, en lugar de mantener como está haciendo “el ataque personal y frontal a cada miembro del Gobierno”, algo que, a su juicio, “no es digno de una democracia”.

“Diálogo” del Gobierno con Cataluña

Isabel Celaá ha asegurado que los socialistas representan “lo mejor de la Constitución” española, “el respeto a la diversidad del Estado autonómico, casi, casi en solitario” y el “impulso al diálogo y la Ley en las relaciones con Cataluña”, frente a una derecha “populista”, que “quiere la recentralización y se está separando cada vez más del Estado autonómico” y que “va a Europa cada vez que no le gusta” lo que hace el PSOE. “Representamos lo mejor del país, la Constitución, la posibilidad de diálogo y Ley en las relaciones con Cataluña, la posibilidad de tener una Cataluña en España”, ha reiterado, para incidir en que el proyecto socialista lo es “para nacionalistas y no nacionalistas”, porque busca “forjar una sociedad de bienestar”.

RELACIONADO