El presidente de Flandes pide a Bélgica que convoque a la embajadora española

Considera un "acto muy hostil" la medida tomada por Borrell de retirar el estatus diplomático al delegado flamenco en España

El ministro-presidente de Flandes, Geert Bourgeois, ha instado este miércoles al ministro de Exteriores, Didier Reynders, a convocar a la embajadora de España en este país, Beatriz Larrotcha, en respuesta al anuncio del jefe de la diplomacia española, Josep Borrell, de retirar el estatus diplomático al delegado flamenco en Madrid.

Bourgeois lo ha anunciado en una intervención durante la sesión de control que tiene lugar en el Parlamento flamenco, horas después de que en declaraciones a los medios belgas declarara que considera un “acto muy hostil” la medida tomada por España.

Borrell no tiene “ninguna noticia”

En declaraciones antes de comparecer ante la Comisión Mixta Congreso-Senado para la UE, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha dicho que no tiene “ninguna noticia” sobre si su colega belga, Didier Reynders, convocará a la embajadora española en Bélgica. En todo caso, sí ha dejado claro que una convocatoria a la embajadora, si es que se produce, tiene que ser por parte del Gobierno del Reino de Bélgica, no de Flandes, que no tiene competencias para ello.

Bélgica es un reino y Flandes es una parte del reino, es como si el presidente de Castilla-La Mancha convocase a un embajador, no está entre sus funciones“, ha añadido. “Tranquilos, no pasa nada”, ha zanjado el ministro, que este mismo miércoles por la mañana reconocía que la decisión de retirar el estatus diplomático al representante de Flandes en Madrid es en sí mismo un “conflicto diplomático”.

Borrell convocó el martes por tercera vez desde el inicio de esta polémica al embajador belga en Madrid para pedir explicaciones por las continuadas “descalificaciones” del presidente del Parlamento de Flandes, Jan Peumans. También le notificó la retirada del estatus diplomático a Hebbelinck y le advirtió de que no acreditará en lo sucesivo a ninguna persona para desempeñar este puesto.

La tensión entre España y Bélgica arranca por una carta de Peumans a la expresidenta del Parlamento catalán en prisión, Carme Forcadell, en la que el presidente del Parlamento flamenco puso en duda que España cumpla con los estándares para formar parte de “una Unión Europea democrática”. Pese a las quejas del Ejecutivo español, Peumans se ha reiterado en sus afirmaciones en distintas declaraciones a la prensa.

Hasta ahora la postura oficial de Bélgica ha sido la de tomar distancia y dejar claro que la política exterior la fija el Gobierno federal y no el presidente del Parlamento de Flandes, al que no ha trascendido que haya trasladado ningún mensaje a raíz del malestar expresado por España.