Casado y Rivera tachan de ‘falsos’ e ‘ilegales’ los Presupuestos de Sánchez y maniobran para frenarlos

Los líderes del PP y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, se han empleado a fondo este miércoles para censurar el plan presupuestario de Pedro Sánchez aprovechando la sesión de control al Gobierno en el Congreso. “Infierno fiscal” es solo una de las definiciones a las que ha recurrido Casado quien, como el otro dirigente de la derecha, pone a los Presupuestos otras etiquetas como “falsos”, “ilegales”, "fraude", “fake”… todo ello para justificar la nueva maniobra en la Mesa del Congreso que preparan para tumbar las cuentas del Gobierno socialista antes incluso de que lleguen al pleno. Si finalmente lo hacen, aprovechando su mayoría en el órgano rector de la Cámara, habrán consumado un segundo choque institucional, pero las proporciones del segundo serán considerablemente mayores que las del primero.

Ciudadanos es el primer grupo que ha sopesado la posibilidad de bloquear en la Mesa de la Cámara las cuentas públicas, por considerarlas “ilegales” al no respetar la senda del déficit que está vigente. Por su parte, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha anunciado una ofensiva parlamentaria de su grupo parlamentario “a todos los niveles” para evitar que los Presupuestos que Pedro Sánchez ha pactado con Podemos entren en vigor y “arruinen” a España. A su entender, la Presidencia de Pedro Sánchez “carece de legitimidad de origen” que es “necesaria”. Al ser preguntado donde ve el PP la ilegalidad si estos PGE entran al Congreso con la senda de déficit de Mariano Rajoy, el secretario general del PP ha subrayado que plantean una subida de impuestos, un “encarecimiento de la cuota de autónomos”, y una “subida del diesel a 17 millones de conductores” y “cuestiones que los españoles no aprueban”.

Como no parece que los argumentos de García Egea se ajusten a las descripción de una supuesta ilegalidad ni que tan siquiera respondan a lo que figura en el plan presupuestario enviado a Bruselas –no es cierto que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros vaya a repercutir en un incremento de la cuota mínima de los autónomos, tal y como ha asegurado el propio presidente- fuentes del PP han tenido que explicar luego que su imputación de ilegalidad se basa en que los Presupuestos han sido presentados sin que previamente el Congreso haya aprobado el correspondiente techo de gasto y la senda de estabilidad, un requisito que aseguran que es imprescindible de acuerdo con el artículo 15 de la ley de estabilidad presupuestaria. Es más, aseguran que el PP se daría por satisfecho si se produjera una segunda votación, aunque fuera sobre la senda de déficit de Rajoy (el 1,3% de objetivo) y no sobre la de Sánchez (el 1,8%). Esto induce a pensar que podría producirse el surrealismo de que la mayoría ‘popular’ del Senado tumbara el techo de gasto que propuso su último presidente.

Hay que recordar que fue esa mayoría absoluta del PP en la Cámara Alta la que tumbó el nuevo objetivo pactado por la ministra de Economía, Nadia Calviño, con Bruselas y renunciando así a los 6.000 millones adicionales de gasto social que ello hubiera significado. El Gobierno trata de suprimir la capacidad de veto del Senado modificando la Ley de Estabilidad Presupuestaria mediante una iniciativa propia en el Congreso o, en su defecto, a través de una enmienda a la Ley contra la Violencia de Género, intento que fue torpedeado en la Mesa. Por todo ello, en la rueda de prensa de presentación del plan presupuestario la ministra de Hacienda ya dijo que si no se consigue desbloquear la nueva senda en el Parlamento se aplicaría la aprobada en tiempos de Rajoy, que es la que está vigente. Pero, obviamente, no dijo nada de una nueva votación.

Este miércoles, Montero lo ha reiterado en el Congreso después de que el líder del PP, Pablo Casado, haya acusado a Pedro Sánchez de presentar unos Presupuestos “de forma ilegal”. “El PP sabe perfectamente que eso no es así, porque lo hemos ido transmitiendo a lo largo de estos días. Además, tenemos el informe del Abogado del Estado, que plantea la iniciativa exclusiva del Gobierno el traer el Presupuesto y también sobre la senda”, ha explicado la ministra.

Montero ha recordado que, pese a no haber conseguido aprobar la flexibilización de la senda de déficit elevándola del 1,3% a ese 1,8% que la ministra de Economía pactó con Bruselas, ya hay unos objetivos de estabilidad en vigor: los últimos aprobados por el Gobierno de Rajoy, ya que estos recogen los objetivos para tres años. En este caso, los de 2018 incluyeron también los de 2019 y 2020. “Cuando no se aprueba una senda, entra en vigor la senda que ya previamente esté aprobada para tres años. Tendría que haber tres ejercicios consecutivos sin que el Congreso diera visto bueno a la senda para que nos encontráramos en la incapacidad para montar un Presupuesto por ausencia de senda”, ha abundado.

La titular de Hacienda ha reconocido que le “llama la atención” el planteamiento lanzado por PP y Cs, y por ello les ha invitado a “que se vean” el plan que mandó a Bruselas su antecesor, Cristóbal Montoro, pues en él “de forma clara y explícita incumplían con los objetivos de estabilidad”.

Ante la posibilidad de que PP y Ciudadanos bloqueen en la Mesa del Congreso el futuro proyecto presupuestario del Gobierno, ha considerado que “la derecha no sabe qué inventar” para frenar unos Presupuestos que permitirían desmontar “gran parte de las falacias” que han sustentado sus políticas durante los años de la crisis. El Gobierno, ha subrayado, trata de demostrar que “es posible otra política económica”. Una política, ha proseguido, que “pone en el centro a los ciudadanos, permite la recuperación de los derechos, pero a su vez cumple con los compromisos” con las autoridades comunitarias, ya que, ha recordado, plantea un ajuste estructural del déficit de 0,4 puntos del PIB. “Tienen mucho interés de que esto no se demuestre porque desmonta gran parte de las falacias que hemos atravesado durante esta crisis, y les deja sin terreno de juego para plantear una alternativa real a los ciudadanos”, ha aseverado.

Sánchez defiende la legalidad de sus cuentas ante Casado y Rivera

Previamente, en la sesión de control al Gobierno, el presidente Sánchez ha garantizado que el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado de 2019 que presentará el Ejecutivo en diciembre se basarán en la senda de déficit que ya aprobó el Congreso cuando gobernaba Mariano Rajoy, por lo que ha asegurado que no incurre en ninguna ilegalidad. “Nosotros vamos a presentar unos Presupuestos en diciembre con una senda de estabilidad que es la que ahora mismo está reconocida por este Parlamento, hasta tanto en cuanto esa senda de estabilidad no sea revisada y ustedes, la Mesa y los grupos de Cs y el PP, dejen de obstruir parlamentariamente una ley que está ganada con el voto de la mayoría parlamentaria”, ha afirmado Sánchez.

Esta ha sido la respuesta que ha dado a Rivera cuando éste le ha pedido que aclare si los Presupuestos que quieren aprobar el Gobierno y Podemos se ajustarán a la senda de déficit del 1,3% o del 1,8% del PIB. El líder de la formación naranja ha acusado al jefe del Ejecutivo de “engañar a los españoles y querer engañar a Bruselas” con el plan presupuestario que remitió el pasado lunes a la Comisión Europea, y le ha advertido de que basar las cuentas públicas del próximo año en una senda de déficit aún no aprobada supondría un “fraude”.

Y ahora, “el señor Iglesias tiene que ir a una cárcel a negociar los Presupuestos en su nombre”; con “los que han dado un golpe a la democracia en nuestro país usted es capaz de sentarse a negociar unas cuentas” para “seguir un cuartito de hora más en la Moncloa”, ha reprochado Rivera, que ha acusado al presidente de “meter un sablazo” de 670 millones de euros a los conductores de coches diésel y otro de 420 euros al año a los autónomos, argumentando que eso es lo que les subirían las cotizaciones a la Seguridad Social como consecuencia del incremento del salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros.

El presidente del Gobierno ha pedido a Rivera que “deje de mentir, de insultar y de calumniar” y haga oposición. “Abandone la crispación y vuelva a la moderación”, le ha recomendado Sánchez que ha aclarado que no se van a “subir las cuotas mínimas” a los autónomos y que ha preguntado al líder del partido naranja en quién piensa cuando habla de la clase media, “¿en quiénes ganan más de 130.000 euros al año o en quiénes tienen más de diez millones de patrimonio?”.

Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, ha tachado el borrador de Presupuestos acordado con Unidos Podemos como un “panfleto partidista con un logotipo del Gobierno de España que parecía un besamanos a Podemos” y que, para colmo, se está negociando “con un preso golpista”, en alusión a Oriol Junqueras, y “con un terrorista como Otegi”, en referencia al encuentro de José Luis Rodríguez Zapatero con el dirigente de Bildu del que se ha desmarcado el Gobierno. Sánchez ha replicado acusando al líder de la oposición de ser “rehén de su pasado más inmediato, pero también de su pasado más lejano” y le ha echado en cara que vaya a la capital belga a hablar mal de su país. Casado ha asegurado que defenderá “a España de unos Presupuestos nefastos aquí, en Bruselas o donde haga falta” y que a pues, a su juicio, “lo que les interesa a los españoles es que fracase su Gobierno antes de que vuelvan a arruinar una vez más a España”.

Pero la parte más dura de la intervención del líder del PP ha sido la relativa a la fiscalidad. Casado ha repasado las medidas que patrocinan el Gobierno y Unidos Podemos de esta manera: “Han subido todos los impuestos, un infierno fiscal. Patrimonio, ahorro, renta, transacciones financieras, tecnológicas… Se ensaña con 3 millones de autónomos, con 17 millones de conductores de coches diésel. El socialismo fracasa cuando se acaba el dinero de los demás. Lo que interesa a los españoles es que fracase su Gobierno antes de que vuelva a arruinar una vez más a España”.

Sánchez, por su parte, ha defendido que “lo que necesita España es justicia social” y que eso significa “repartir el crecimiento económico”. Además, ha defendido que su plan presupuestario remitido esta semana a Bruselas recoge por primera vez en 12 años un “recorte estructural” del déficit y de la deuda pública. “Algo que ustedes no hicieron”, ha apostillado.

Los comentarios de Disqus están cargando....