Sánchez se estrena en el 12-O como se fue Zapatero, con gritos y abucheos, y dice: ‘No voy a ser menos’

Los Reyes han presidido este viernes el desfile del Día de la Fiesta Nacional, en el que han participado unos 4.000 militares y funcionarios de servicios de seguridad. Este ha sido el primer Doce de octubre con Pedro Sánchez en el Gobierno y también el primero con Pablo Casado como líder del PP. La llegada de Sánchez al desfile se ha producido entre algunos gritos y abucheos de un grupúsculo de personas que, entre otras cosas, le han llamado ‘okupa’, en alusión a la fórmula con la que llegó a la Moncloa, la moción de censura contra Mariano Rajoy, y le han reclamado elecciones. El jefe del Ejecutivo ha sido el protagonista absoluto de la jornada por esto y por un fallo protocolario durante la recepción en el Palacio Real.

Las protestas, este año, han sido más tibias que cuando José Luis Rodríguez Zapatero presidía el Gobierno tras haber ganado las elecciones con una contundente campaña contra la participación española en la guerra de Irak, que decidió José María Aznar en contra de toda la oposición y buena parte de la sociedad española. Pero lo que ha ocurrido este viernes no tenía nada que ver con el antibelicismo de Zapatero y sus desplantes a la coalición que lideró esa guerra basada en mentiras -en la retina de todos está su imagen permaneciendo sentado al paso de la bandera de Estados Unidos en el desfile de la Hispanidad de 2003- .

En este caso, los abucheos de ese pequeño grupo de personas que han protestado contra Pedro Sánchez no han hecho otra cosa que asumir el discurso de la derecha, tanto del PP como de Ciudadanos, que pretende restar legitimidad al Gobierno socialista por no haber vencido en las urnas, pese a que el procedimiento por el que el PSOE desalojó a Rajoy de la Moncloa está previsto y regulado en la Constitución. Precisamente, el propio Rajoy ha alimentado esa tesis en unas declaraciones a la revista de la Universidad de Quito en la que atribuye el cese de su Gobierno a los “partidos de extrema izquierda” y los “independentistas”, en un movimiento político en el que “el PSOE hizo un triste papel”.

Después, en un corrillo con periodistas durante la recepción que se ha celebrado en el Palacio Real, Sánchez ha restado importancia a los abucheos. “No voy a ser menos que González y Zapatero”, ha comentado, en alusión a los otros dos expresidentes socialistas. Zapatero fue increpado especialmente en 2009 y 2010, hasta el punto de que su Gobierno intentó pactar un protocolo contra los abucheos, aunque sin éxito. En el caso de González, la sombra de los GAL le ha perseguido durante la última etapa de su presidencia y también durante su expresidencia, en la que son conocidas sus incursiones en la universidad que se han visto abruptamente interrumpidas por gritos de “asesino”.

Pero ese no ha sido el único motivo por el que Sánchez se ha erigido en protagonista absoluto de la jornada. Un fallo de protocolo durante la recepción del Palacio Real le ha situado en la diana de sus detractores. El presidente y su mujer han sido los primeros en saludar a los Reyes e inmediatamente después se han situado a la derecha de doña Letizia, como si fueran a compartir con los monarcas el besamanos. Lo cierto es que el protocolo establece que son solo los Reyes los que reciben a los invitados y así se lo ha hecho saber al presidente un responsable de protocolo. Pedro Sánchez y Begoña Gómez se han retirado inmediatamente, no sin antes haber dado la mano a Ana Pastor, la presidenta del Congreso, que ha sido la segunda alta personalidad del Estado en cumplir con el saludo a los monarcas.

Por lo demás, este año se ha producido otra novedad llamativa. La Princesa Leonor se ha situado por primera vez a la derecha de su padre, el Rey, un gesto con el que se hace visible su condición de heredera de la Corona. En años anteriores, la Princesa de Asturias presenciaba esta ceremonia militar junto a su madre, la Reina, y su hermana, la infanta Sofía, a la izquierda del Rey.

En los actos de la Fiesta Nacional se ha estrenado también el líder de la oposición, Pablo Casado, que preside el PP desde el pasado mes de julio. En cuanto a las ausencias, se han registrado las habituales. No han estado ni Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña, ni el lehendakari Iñigo Urkullu, ni la presidenta de Navarra, Uxue Barkos. También ha faltado la presidenta de Baleares, Francina Armengol, debido a que está volcada en las labores de reconstrucción tras la tragedia ocurrida en Mallorca por las intensas lluvias de esta semana. Precisamente, Felipe VI y la reina han visitado por la tarde la zona afectada por las riadas con el fin de solidarizarse con los afectados y mostrar su pesar por las doce personas fallecidas.

Pablo Iglesias, líder de Podemos, nunca acude por considerar que su función consiste en estar “con la gente”, trabajando por “la defensa de los derechos y la justicia social en este país”, y no en celebraciones “comiendo canapés”. Por eso, ni él ni nadie de su partido participarán en la recepción real. Sí ha enviado al desfile a una representación compuesta por Gloria Elizo y Juan Antonio Delgado. Igualmente, se ausentan de todos estos actos los demás jefes de los grupos parlamentarios independentistas y nacionalistas como los republicanos Joan Tardà o Gabriel Rufián; el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano; la de Bildu, Marian Beitialarrangoitia, o el de Compromís, Joan Baldoví.

Sánchez ha felicitado la Fiesta Nacional a “todos y todas los españoles, de nacimiento y de corazón. Porque somos tierra de acogida, solidaridad, cooperación”. A través de su cuenta de Twitter, el jefe del Ejecutivo destaca: “Somos igualdad, feminismo, diversidad. Somos justicia, democracia, seguridad. Somos Agenda 2030, talento, innovación”.

El presidente del Gobierno, en otro mensaje en la misma red social, también ha agradecido a las Fuerzas Armadas su labor. “Gracias a todos los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas. Gracias por vuestra entrega, dedicación y sacrificio, a veces muy lejos de vuestro hogar. Especialmente en nuestra memoria aquellos que dieron su vida por la paz y la seguridad. ¡Feliz Fiesta Nacional!”, señala Pedro Sánchez.

Margarita Robles, ministra de Defensa, ha felicitado a los miembros de las Fuerzas Armadas en el día de la Fiesta Nacional. La ministra ha expresado su doble felicitación por la conmemoración del 12 de octubre y por el trabajo de los alrededor de 2.900 militares y guardias civiles repartidos en países de cuatro continentes, como Líbano, Afganistán, Irak, Colombia o República Centroafricana, bajo el paraguas de la OTAN, la ONU y la UE.

RELACIONADO