Turquía investiga si agentes saudíes participaron en la desaparición del periodista

Un equipo de agentes saudíes habría descuartizado su cuerpo con una sierra en menos de dos horas, según publica 'The New York Times'

Turquía está investigando la llegada y corta estancia en Estambul de un equipo de agentes de Arabia Saudí el 2 de octubre, el mismo día que desapareció periodista crítico con Riad, Jamal Khashoggi, en el consulado saudí. The New York Times ha informado este miércoles de que la investigación concluye que el reportero fue asesinado en el consulado por orden de la cúpula saudí.

Según publica este periódico citando fuentes policiales turcas, Khashoggi habría sido asesinado en menos de dos horas desde su llegada al consulado, al que entró para un trámite burocrático. Un equipo de agentes saudíes habría descuartizado su cuerpo con una sierra, según publica el periódico. “Es como Pulp Fiction”, relatan las fuentes. La investigación llega a la conclusión de que la orden debe provenir de la cúpula saudí por su escala y complejidad.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, está preocupado por la suerte del periodista tras entrar en el consulado de su país en Estambul. “Estamos investigando el caso en todas sus dimensiones. Esto ha pasado en nuestro país. Es imposible que nos quedemos callados en un caso así. No es un suceso ordinario“, declaró Erdogan a los periodistas en su vuelo de regreso de un viaje oficial a Hungría.

El presidente turco no quiso comentar las denuncias de amigos y compañeros de profesión de Khashoggi que aseguran que el periodista fue asesinado y descuartizado dentro del consulado, pero sí que reconoció que está “preocupado”. Erdogan afirmó que su preocupación la comparte el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Khashoggi, antiguamente cercano a la monarquía saudí, se distanció de ella el verano pasado, cuando el actual príncipe heredero, Mohamed bin Salman, ascendió a posiciones de poder.

El pasado día 2 entró al consulado saudí en Estambul para recoger unos documentos que necesitaba para poder casarse con su novia turca, que se quedó esperando fuera del edificio. Desde entonces, no se tiene noticia de su paradero.

El consulado saudí ha insistido en que el periodista abandonó el edificio poco después de entrar, por lo que Erdogan reclamó de nuevo que se presenten pruebas gráficas de ello. “Los saudíes tienen el sistema de cámaras más sofisticado. El sistema podría captar la salida de una mosca”, afirmó.

Las autoridades turcas están investigando el caso y la Policía ha recibido ya el visto bueno de Arabia Saudí para registrar la legación diplomática, una operación que aún no ha tenido lugar.

El diario Milliyet cita este jueves, sin mencionar su nombre, a un alto cargo de los servicios de seguridad turcos que afirma que hay un 90 % de posibilidades de que el periodista desaparecido haya sido asesinado.

La Policía de Turquía investiga la llegada y corta estancia en Estambul de un equipo de agentes de Arabia Saudí el mismo día que desapareció el periodista.