La CEOE cree que habrá empleos precarios con el pacto que los sindicatos alaban

Pepe Álvarez, de UGT, asegura que el pacto hará que finalmente "se empiecen a situar las bases para repartir la riqueza"

El acuerdo presupuestario entre el Gobierno y Podemos no ha sido igual de bien recibido, como era de esperar, por los sindicatos y los empresarios. Mientras que los primeros lo celebran, porque creen que creará riqueza, los segundos creen que precarizará el empleo y elevará el paro estructural.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha aplaudido que el Ejecutivo y la formación morada hayan llegado a un acuerdo sobre los presupuestos para 2019 y ha asegurado que es “muy importante” que finalmente se empiecen a situar las bases para repartir la riqueza.

Así lo ha señalado Álvarez este jueves en un encuentro con los medios tras reunirse con el presidente del PP, Pablo Casado, donde también se ha mostrado satisfecho porque finalmente el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) suba a 900 euros en 2019.

No obstante, el líder sindical ha asegurado que le hubiera gustado que en 2020 el salario mínimo se situara en el 60% del salario medio en España, en línea con lo que establece la Carta Social Europea.

Álvarez ha asegurado que seguirá peleando para que en 2020 el salario mínimo alcance esta cifra y España pueda situarse así en la línea de los países europeos que tienen un SMI “acorde a las necesidades de los ciudadanos”.

Del acuerdo, el representante de UGT ha destacado que hay políticas sociales que van a tener un “gran impacto”, sobre todo para parados de larga duración y mayores de 56 años. Además, ha valorado las políticas incluidas sobre educación, sanidad e igualdad.

Asimismo, también ha señalado que el acuerdo sitúa las bases de lo que debe ser “una recta” que “en muy poco tiempo permita recuperar derechos, acabar con la temporalidad, los abusos empresariales y recuperara las cotizaciones sociales”.

“Hago una valoración positiva del acuerdo, pero, en todo caso, hay que continuar trabajando para conseguir una mayoría en el Congreso que le dé soporte”, ha recordado el secretario general de la organización sindical.

Sobre el encuentro que ha mantenido con Casado, que ha calificado de cordial, Álvarez ha afirmado que no se ha hablado del acuerdo de Presupuestos, porque “no venía al caso”, aunque sí ha afirmado que se ha hablado del futuro. En concreto, ha señalado que ambas partes han hablado de cómo ven el país, la situación económica y de cuáles son las cuestiones fundamentales que cuentan con un consenso amplio.

“Lo dijimos cuando gobernaba el PP y sirve en estos momentos también: nos gustaría que en aquellas cosas relevantes que pasan de un Gobierno a otro pudiera haber un mínimo de consenso“, ha apostillado Álvarez, quien ha añadido que para UGT es muy importante que esta reunión sirva de base para relaciones con el PP en los próximos años.

Rosell, prudente, y el resto de la CEOE, preocupada

Por otro lado, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, se ha mostrado prudente con el acuerdo, pero ha alertado sobre la necesidad de respetar los convenios colectivos firmados en relación con el incremento del SMI.  “No vamos a adelantar opiniones” sobre el acuerdo a la espera de conocer con detalle el texto suscrito, ha asegurado Rosell en declaraciones a los periodistas tras participar en una conferencia coloquio en Barcelona.

En referencia directa al acuerdo para subir a 900 euros el SMI, Rosell ha recordado que la CEOE “no está en desacuerdo con los incrementos”, aunque ha apuntado que hay convenios colectivos que hay que respetar “y no se pueden tirar por la ventana”.

Ademas, ha insistido en que España está por encima de la media europea en cotizaciones sociales y en el impuesto de sociedades, por lo que no vería bien que se incrementaran.

Por otro lado, el Instituto de Estudios Económicos (IEE), vinculado a la CEOE, ha alertado de que un incremento del salario mínimo ralentizará la creación de empleo a tiempo completo, fomentará la contratación temporal y la economía sumergida y elevará el paro estructural de jóvenes y trabajadores menos cualificados.

En un comunicado, este centro de investigación que depende de la patronal ha comentado el acuerdo y ha dicho, respecto al SMI, que es “la mayor subida, de largo, experimentada en toda la etapa democrática”.

“Los más perjudicados por esta medida no serán quienes están ganando salarios alrededor del mínimo”, ha indicado, “sino los trabajadores con más dificultad para acceder al empleo y los más propensos a permanecer en el paro”.

El empleo tenderá a alcanzar el nivel en el cual su coste para las empresas iguale la contribución relativa de los trabajadores empleados a los ingresos de los mismos, ha explicado.

A juicio del IEE, el nivel de los salarios reales de una sociedad sólo puede crecer cuando la calidad de su capital humano y su excedente de capital físico crecen proporcionalmente más que su población activa y cuando los avances tecnológicos u otras mejoras aumentan la productividad total de sus factores productivos.