Los comunes piden que el Parlament condene la “intervención” del Rey en el proceso soberanista

Los comunes han presentado este miércoles una propuesta de resolución en el Parlament para que la Cámara condene el posicionamiento del Rey Felipe VI y su "intervención en el conflicto catalán", y apueste por abolir la monarquía.

La propuesta, que se enmarca en el Pleno sobre priorización de la agenda social y recuperación de la convivencia, defiende que la Cámara condene la “justificación de la violencia” de los cuerpos policiales durante el 1-O que consideran que hizo el Rey en su discurso del 3 de octubre del año pasado.

Asimismo, pretende que el Parlament reafirme su compromiso con los valores republicanos y apueste “por la abolición de una institución caduca y antidemocrática como la monarquía”.

Esto llega después de que el martes los comunes votaran en contra de una propuesta de resolución del Debate de Política General que había presentado JxCat para reprobar al Rey, lo que suscitó las críticas de los independentistas. Los comunes sostuvieron que no habían apoyado esa propuesta porque consideran que defendía la vía unilateral a la independencia y no por la reprobación del Rey.

Además, la iniciativa emplaza a todas las instituciones del Estado a garantizar la convivencia, la cohesión social y la libre expresión de la pluralidad política, y reprueba “los actos represivos contra la ciudadanía y condena las amenazas” de volver a aplicar el 155 e ilegalizar a partidos, entre otras.

Otra iniciativa de CatECP reclama la “priorización del diálogo político como forma de solución y búsqueda de consensos amplios y representativos de la mayoría social en Catalunya”, y mantener una relación de diálogo bilateral con el Estado. Así, emplaza a los grupos a comprometerse a trabajar contra la degradación de las instituciones “dejando de lado la gesticulación y el simbolismo de corto recorrido”.

Los comunes también han presentado una resolución que expresa su preocupación por el crecimiento de la extrema derecha y busca que el Parlament se comprometa a rechazar “cualquier discurso fascista o racista que se haga” en la Cámara. En este sentido, insta a los medios de comunicación públicos a no colaborar en difundir la agenda política de la extrema derecha, e insta al Govern a luchar “contra la amenaza de crecimiento del fascismo y el racismo” desplegando la ley de igualdad entre mujeres y hombres, la ley contra la LGTBIfobia y promover programas de memoria histórica, entre otras acciones.

Una propuesta de CatECP pide al Govern negociar con el Gobierno un objetivo de déficit superior al 0,1% del PIB para 2019 y la refinanciación del Fondo de Liquidad Autonómica (FLA).

Y otra insta al Govern a presentar un calendario de pago a los ayuntamientos y incrementar las dotaciones del Fondo de Cooperación Local, entre otras medidas para reconocer el mundo local como “garante de la cohesión social”.