Francia da por controlado el derrame de combustible frente a Córcega por el choque de dos barcos mercantes

Dos barcos mercantes colisionaron el domingo frente a las costas del norte de Córcega, en aguas de responsabilidad francesa, provocando un derrame de combustible que según Francia está controlado. La colisión se produjo entre el transporte de cargamento rodado 'Ulysses', de bandera tunecina, y el portacontenedores 'Virginia', de bandera chipriota'.

La colisión provocó el derrame de unos 600 metros cúbicos de combustible, pero el ministro francés de Ecología, François de Rugy, aseguró el lunes que los servicios de su país, en cooperación con los italianos, tienen bajo control la mancha de petróleo. "La fuga está controlada", aseguró el ministro a la cadena "BFMTV", al tiempo que explicó que la mancha, de unos 20 kilómetros cuadrados, fue causada por el combustible que se escapó de uno de los depósitos del portacontenedores chipriota que colisionó con un ferry tunecino a primera hora de la mañana de ayer.

De Rugy, que se trasladó a Córcega para supervisar las tareas de limpieza, señaló que los servicios franceses lograron concentrar la mancha de combustible, que se había comenzado a expandir a causa del viento, y que estaban empezando a bombearlo para evitar su dispersión, que amenaza con contaminar las costas.

Francia cuenta para estas labores con la ayuda de medios italianos, en función de un acuerdo conjunto para luchar contra la contaminación firmado también por Mónaco. La mancha de combustible se sitúa a unos 30 kilómetros al norte de la isla mediterránea.

Se desconocen los motivos de la colisión, en la que no hubo víctimas y que se produjo en medio de unas buenas condiciones de navegación, con un viento de apenas 7 nudos, unos 13 kilómetros por hora. El Ulysse, un ferry tunecino que había partido de la ciudad italiana de Génova con dirección a su país, colisionó con el CLS Virginia, un portacontenedores chipriota que se encontraba anclado a 28 kilómetros al noroeste de Córcega.

El choque provocó una vía de agua en uno de los depósitos de combustible del barco chipriota, lo que dejó escapar fuel. La Gendarmería Marítima francesa ha abierto una investigación para determinar las causas del accidente.