La ministra Delgado, contra las cuerdas: ‘Los audios se cortan, se pegan, se ponen y se quitan’

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha asegurado hoy que su objetivo y el del Gobierno es trabajar para "cambiar el mundo y por el servicio público" y ha garantizado que "nadie, nadie lo va a impedir". En sus primeras palabras en un desayuno informativo organizado por el Club Siglo XXI, rodeado de gran expectación por la polémica suscitada por los audios de una comida que compartió hace años con el excomisario José Villarejo, Delgado ha negado que en la última grabación conocida este martes ella se refiera a Fernando Grande-Marlaska como "maricón".

Delgado ha asegurado que Marlaska es amigo suyo desde el año 2004 y que no se refería a él cuando empleó el término “maricón” en esa comida de 2009 con el excomisario José Manuel Villarejo. “El que me conozca, y entre ellos Marlaska, sabe que (el audio) no se refiere a él”, ha dicho. En el audio que ha colgado este martes Moncloa.com, se escucha a la entonces fiscal preguntar a Garzón si puede contar “lo de este”. Tras recibir el visto bueno del juez, suelta:  “Marlaska es maricón”. En otro momento de la grabación, Delgado habla sobre cómo le gustan los hombres después de que Villarejo diga que no le gustan las “muñecas hinchables”:  “A mi los tíos me gustan igual, tontitos nada. (…) Ha venido un tío a la Audiencia monísimo, para que lo vamos a negar, parece George Clooney, pero le pasa lo mismo, es una nenaza”.

Junto a los comentarios homófobos, la ministra hace otros de corte machista como cuando afirma que prefiere un tribunal de hombres con estas palabras: “De tías no quiero. Y no me llevo mal con las tías, pero de tíos, sé perfectamente por dónde van. Y cada gesto, cada cosa… por dónde va la historia”.

Pero, al margen de que todos estos comentarios sean impresentables desde un punto de vista estético, a Delgado se la acusa de mentir sobre su relación con Villarejo. Preguntada al respecto, ha negado que haya cambiado la versión sobre las veces que tuvo encuentros con el comisario, pese a que en un principio dijo que apenas lo conocía y el lunes admitió haber tenido con él tres encuentros. La titular de Justicia atribuye la difusión de los audios a un ataque institucional contra ella.

Se ha presentado como víctima de “ataques execrables” y ha recordado que no se ha difundido el audio entero de la comida, sino “trocitos solapados”. “Las grabaciones se cortan, se pegan, se ponen y se quitan”, ha advertido antes de prometer que llegará “al fondo del asunto”. Y ha asegurado que “por supuesto” cuenta con el respaldo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y del resto el Ejecutivo, representado en el desayuno por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Es más, ha llegado a calificar de “ataque institucional” lo ocurrido, tras recordar que hace meses fue el rey Juan Carlos quien lo sufrió. “Se meten palos en la rueda, se desvía la atención”, ha interpretado Delgado, quien ha dicho desconocer el objetivo y la finalidad de esas estrategias.

La ministra, por otra parte, ha rememorado su carrera fiscal y cómo decidió dar el paso a la política tras la llamada del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez. Le ofreció “poder cambiar el mundo desde otro ámbito” y para una persona perteneciente al mundo de la justicia, ver la realidad desde otro ángulo es “un honor y un privilegio”, ha recalcado. “Este Gobierno está aquí para trabajar por la gente y nadie, nadie, va a impedir que lo hagamos y que nos dejemos la vida, el esfuerzo en ello”, ha reiterado sin hacer referencia expresa a la polémica.

En un comunicado emitido ayer tras la difusión de la grabación de la comida en la que participó con Villarejo en 2009, el Ministerio de Justicia recordó que el excomisario está en prisión provisional como presunto autor de “delitos muy graves” y que su estrategia procesal es “atacar al Estado y sus instituciones”. “Primero cargó contra la Jefatura del Estado con grabaciones relacionadas con el rey emérito. Ahora ataca al Ejecutivo en la persona de la ministra de Justicia”, destacó el ministerio, que señaló que Delgado comparecerá en el Congreso para explicar su relación con Villarejo. En 25 años que fue fiscal en la Audiencia Nacional, Delgado recuerda que coincidió con él en tres ocasiones.

RELACIONADO