JxCat y ERC desafían al juez y mantienen a los diputados suspendidos por el Supremo

El acuerdo de trasladar el asunto a la comisión del Estatuto del Diputado permitirá que esta elabore un texto de dictamen que será llevado posteriormente al pleno del Parlament para ser votado por los diputados.

La Mesa del Parlament ha aprobado este martes una propuesta de JxCat y ERC para trasladar a la comisión del Estatuto del Diputado el asunto de las suspensiones de los seis diputados decididas por el Tribunal Supremo.

En una rueda de prensa conjunta, el presidente del Parlament, Roger Torrent, y el vicepresidente primero, Josep Costa, han explicado que sus respectivos grupos, ERC y JxCat, han acordado que sea la comisión del Estatuto del Diputado la que proponga la fórmula concreta que permita cumplir la resolución del Tribunal Supremo sin vulnerar los derechos de los parlamentarios y sin alterar las mayorías democráticas.

Según Roger Torrent, el “acuerdo político” entre JxCat y ERC “se ha materializado en la reunión de la Mesa” con el objetivo de encontrar una solución ante “una resolución injusta del TS” que afecta, ha dicho, a “los derechos de los diputados encarcelados y exiliados”.

“Injerencia del TS”

El presidente del Parlament ha lamentado la que ha calificado de “injerencia del TS” y ha afirmado: “Su resolución injusta ha generado disfunciones en el funcionamiento normal del Parlament y ha hecho necesario encontrar espacios de diálogo entre las formaciones políticas, especialmente las que constituimos la mayoría”.

“Hemos trabajado mucho e intensamente durante los últimos meses para afrontar esta situación”, ha indicado antes de añadir: “Finalmente hemos llegado a un acuerdo puesto que siempre hemos dicho que estábamos aquí para defender los derechos de los 135 diputados, entre ellos los afectados por la citada resolución”.

El acuerdo alcanzado, según Torrent, “reúne lo mejor de las diversas propuestas, es decir, de las legítimas expectativas que tenían cada una de ellas”, porque “no había ninguna alternativa al acuerdo” alcanzado “integrando cada una de las bondades que tenía cada una de las posiciones” en “una solución igual para todos”, ha señalado.

El presidente del Parlament ha considerado que el acuerdo conseguido “cumplirá las tres premisas irrenunciables” que siempre habían propugnado: “Que ningún diputado tenga que dejar su acta y todas ellas sean preservadas, que no altere la mayoría parlamentaria surgida de las urnas el 21D, y tercera, que se asegure la efectividad de los acuerdos y las votaciones que se hagan en el pleno”.

El traslado a la comisión del Estatuto del Diputado se llevará a cabo acogiéndose “al artículo 25 del reglamento del Parlament”, ha precisado Torrent, un artículo que determina “la capacidad de la cámara para autorregularse“, por lo que, ha subrayado, “apelamos a esta autonomía y a la separación de poderes, que debería ser normal en cualquier Estado de derecho”.

Torrent ha apuntado que la referida comisión, que aún no ha sido constituida en esta legislatura, “será convocada en los próximos días”, y sobre la posibilidad de que haya algún grupo de la oposición que desee recurrir la decisión de la Mesa, ha afirmado: “Está en línea con las amenazas que escuchamos habitualmente“.

“Nuestra obligación es defender los derechos de los 135 diputados, incluidos los que amenazan con ir a los tribunales, porque nos corresponde preservar la dignidad de la institución”, ha recalcado.

En la misma línea, el vicepresidente primero de la Mesa del Parlament, Josep Costa, ha afirmado que, con el acuerdo cerrado este martes, se preserva la “autonomía y la dignidad” de la cámara, a la vez que se planta cara a las “injerencias e interferencias” del Supremo.

El diputado de JxCat ha subrayado que la vía que se está siguiendo obedece a lo que establece el informe de los letrados del Parlament y al reglamento de la institución, y ha añadido que existe jurisprudencia en el TS al respecto que avala esta estrategia.