Isabel Coixet, sobre Cataluña: “Me siento atrapada en un supermercado rodeado de muchos zombies”

La directora, que nunca ha eludido hablar del asunto catalán, asegura que la situación en esta comunidad le ha venido bien "para currar como nunca"

La directora Isabel Coixet cree que en Cataluña “todo continúa enrarecido y neblinoso”, lo que por otra parte, ha ironizado, a ella le ha venido “muy bien”, para “currar como nunca lo había hecho” en su vida.

La autora de La librería, triunfadora en la pasada edición de los Goya, ha presentado este martes en San Sebastián un “aperitivo” de Elisa y Marcela, la película basada en la historia real de una pareja de lesbianas a finales del siglo XIX, que ha producido Netflix y que se estrenará en esta plataforma en 2019.

Tras el pase, la realizadora, acompañada por las dos protagonistas del filme, Natalia de Molina y Greta Fernández, ha hablado de su nuevo trabajo, rodado en blanco y negro, en el que se ha volcado, lo que le ha permitido abstraerse de la situación política catalana, que le “aburre”. “Cuando ruedas películas, el mundo no existe y, para las personas muy sensibles como yo, eso es bueno”, ha destacado Coixet.

No obstante, ha dicho sentirse a veces como en el filme La niebla, de Frank Darabont, “atrapada” en la sección de limpieza de un supermercado cuyo exterior está rodeado de “muchos zombies“, pero no solo por que le afecte la situación catalana: también le ocurre, por ejemplo, “con Donald Trump o Kim Jong-un”.

Para mí, el cine es la vida y todo lo demás es qüisqui barato“, ha señalado la realizadora barcelonesa, “fascinada” por la labor que Natalia de Molina y Greta Fernández han hecho en “Elisa y Marcela”, dos maestras gallegas que, pese a todas las dificultades de la época, lograron casarse haciéndose pasar por hombre una de ellas, “en un afán de trascendencia y legitimación”.

Ha señalado que el guion de la película se ha construido sobre los documentos recopilados a lo largo de 15 años por el catedrático Narciso de Gabriel y no por las noticias aparecidas en los periódicos, que considera más especulaciones que otra cosa, ya que atribuyeron a las maestras “un cúmulo de calumnias”, desde “brujería hasta violencia”.

Coixet no ha cambiado su técnica de rodaje por el hecho de que su largometraje vaya dirigido al público televisivo. “Yo he hecho una película, soy una directora que quiere seguir contando historias. Eso prevalece por encima de cualquier otra cosa. Welcome Netflix“, ha dicho.

Siempre tuvo claro que rodaría Elisa y Marcela en blanco y negro y ha comentado uno de los títulos que le han inspirado y que ha visto varias veces para este trabajo es La reina Kelly, película muda de 1929 dirigida por Erich von Stroheim.

Natalia De Molina y Greta Fernández, que no se conocían, han subrayado lo importantes que han sido para ellas estas interpretaciones. De Molina ha asegurado que, como mujer, ha sido “muy especial”, “una locura”, participar en un proyecto con el que ha “crecido como persona”. Para Fernández, ha sido “un reto” y ha disfrutado del rodaje pese a que directora y actrices han admitido que ha sido “muy duro”.

A ninguna de las dos les ha influido el hecho de que la película vaya a llegar a la pequeña pantalla en casi un centenar de países. Les parece “maravilloso”, pero no les ha “marcado” a la hora de abordar sus papeles.

Coixet incluirá también con los créditos fotografías de bodas de mujeres que ya les están llegando de todo el mundo. Tienen que hacer una selección y cuentan con más posibilidades aquellas que no lleven “velo”, según ha dicho esta cineasta alérgica al matrimonio.