Aumenta la presión para que dimita la ministra Delgado después de que se lo pidiera Pablo Iglesias

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha pedido este martes a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que se aleje de la "vida política" porque no puede ser miembro del Gobierno alguien "que mantenga amistad" con un "tipejo" como el excomisario de Policía José Manuel Villarejo. El principal aliado parlamentario de Pedro Sánchez se ha pronunciado con dureza sobre el escándalo que salpica a la ministra coincidiendo con la negociación de los Presupuestos para 2019, que el Ejecutivo se empeña en sacar adelante aunque no haya podido suprimir el veto del PP en el Senado. El respaldo del Gobierno y del PSOE a la ministra se desinfla a medida que pasan las horas.

“No es aceptable en este país que haya ministros que sean amigos de tipejos como Villarejo”, ha sentenciado Iglesias en declaraciones a los medios de comunicación en los pasillos del Congreso, al ser preguntado sobre si la ministra debe dimitir por las grabaciones que se están publicando, en las que se la escucha hacer comentarios inconvenientes en conversaciones que mantuvo con el excomisario en una comida de 2009.

En concreto, Delgado llama “maricón” al actual ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska -ella misma ha matizado este martes que no se refería a su condición sexual- y hace una afirmación de corte claramente machista cuando asegura que prefiere trabajar con un tribunal de hombres: “De tías no quiero. Y no me llevo mal con las tías, pero de tíos, sé perfectamente por dónde van. Y cada gesto, cada cosa… por dónde va la historia

Pero más que en las opiniones de la entonces fiscal de la Audiencia Nacional, Iglesias ha hecho hincapié en la familiaridad de su trato con Villarejo, quien se encuentra en prisión provisional comunicada y sin fianza desde noviembre de 2017 por presuntos delitos de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales en la denominada Operación Tándem.

El líder ‘morado’, que ha reconocido que la situación que se ha generado con esta polémica -en plenas negociaciones con el Gobierno sobre los Presupuestos-, es “incómoda”, ha reafirmado que “hay que alejar de la vida política a cualquiera que mantenga amistad con los representantes de las cloacas”. “Creo que estoy siendo cristalino”, ha manifestado, tras señalar que “todo lo que representa el mundo Villajero es suciedad y basura” y que, por ello, “cualquier político que se mezcle con eso debería alejarse de una función pública, que debe ser noble”. “Alguien que se reúne de manera afable con una persona de las cloacas de Interior debe alejarse de la vida política porque hace daño a la mayoría parlamentaria que permitió la moción de censura”, ha enfatizado el líder morado.

Asimismo, Iglesias ha señalado que en esta ocasión no ha tenido la oportunidad de hablar en privado con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para trasladarle esta petición, como sí hizo cuando solicitó la dimisión de la ya exministra de Sanidad Carmen Montón, tras conocerse que había plagiado parte de su trabajo de fin de máster. “No he tenido ocasión de verle porque está fuera, pero ya lo estoy diciendo”, ha señalado.

Antes de las declaraciones de Iglesias, Podemos ya había elevado la presión sobre la ministra, al tachar de “muy desagradable” su vinculación con el excomisario, criticar sus cambios de versión, y exigir explicaciones “convincentes”. “Es muy desagradable que la ministra de Justicia de un Gobierno que sale de una moción de censura consecuencia de la sentencia del caso Gürtel esté relacionada de ninguna manera con Villarejo, que representa el lado mas oscuro de las cloacas de Interior”, ha dicho la portavoz adjunta del partido morado, Ione Belarra.

Lo cierto es que las palabras de la titular de Justicia, que la propia Delgado ha sugerido que podrían estar manipuladas mediante una operación de corta y pega de los audios, también han molestado en sectores del propio PSOE, donde no se acaban de digerir comentarios homófobos y machistas en boca de un miembro del Gobierno que ha hecho bandera del feminismo y la igualdad. Aunque la ministra portavoz y la vicepresidenta la han respaldado ante los medios, a Carmen Calvo no se le ha visto buena cara cuando los periodistas les han preguntado si es asumible que siga en el Ejecutivo la autora de una declaración como la que hizo Delgado sobre los tribunales de hombres y mujeres. Isabel Celaá sí ha expresado su apoyo y las ministras de Defensa y Política territorial, Margarita Robles y Meritxell Batet, han evitado responder a los informadores.

Sí ha dado la cara para auxiliar a Delgado la ‘número dos’ del PSOE, Adriana Lastra, quien en una huida hacia delante ha achacado los audios de la comida a un ataque “de la derecha y las cloacas del Estado” contra el Gobierno salido de la moción de censura contra Rajoy. Lastra ha indicado que los socialistas eran conscientes desde el momento que decidieron presentar la moción de censura de que “no iba a ser fácil” y de que “intentar acabar con la corrupción y las cloacas del Estado tiene un precio”.

La portavoz del PSOE en el Congreso ha insistido en que los socialistas “preveían” el ruido que se está generando contra el Gobierno en las últimas semanas, porque “es lo que siempre ha hecho la derecha y las cloacas del Estado”. “Pero a este partido y a este Gobierno no lo va a chantajear nadie”, ha avisado. Lastra ha trasladado el apoyo del Grupo Parlamentario Socialista a la ministra Delgado, si bien no ha podido explicar las versiones contradictorias que ha dado la titular de Justicia, que empezó negando haber tenido ninguna relación personal con Villajero.

La portavoz, que ha presentado a Delgado como “una de las personas que más ha hecho por la dignificación del Ministerio de Justicia”, ha arremetido contra el PP denunciando que la ‘número dos’ del departamento de Justicia en los tiempos del ‘popular’ Rafael Catalá llamase a la jueza del ‘caso Máster’ para preguntarle si iba a pedirle al Tribunal Supremo que investigase al entonces diputado Pablo Casado, hoy líder del partido, como ha publicado ‘eldiario.es’.

Quien da ya por dimitida a la ministra de Justicia es la portavoz del PP en el Congreso, Dolors Montserrat, con lo que serían ya tres ministros dimitidos, por lo que ha reclamado que el presidente Pedro Sánchez convoque elecciones. Ha recordado que en menos de cien días ya se han producido dos dimisiones de ministros del Gobierno-Màxim Huerta y Carmen Montón, lo que a su juicio es “inaguantable”. Montserrat ha recriminado que la ministra está “en sus líos” y no se entera de lo que hace su propio partido en el Congreso, en referencia a la tramitación en la Comisión de Justicia de la ley de indultos, y ha criticado sus “rectificaciones, vaivenes y volantazos”.

En el Senado, donde este martes se ha celebrado la sesión de control al Gobierno, Delgado ha tenido que responder a tres preguntas de la oposición en medio de gritos de “dimisión” procedentes de la bancada popular. La senadora del PP Esther Muñoz ha interpelado a la ministra sobre si la concesión de un indulto a los líderes del ‘procés’ acusados de rebelión forma parte de un acuerdo de no agresión con los independentistas. Y lo ha hecho dirigiéndose a Delgado como la “todavía ministra”. La titular de Justicia no ha querido entrar en la polémica pero ha replicado a la senadora llamándola “todavía portavoz de Justicia del PP”.

RELACIONADO