Austria carga contra España, Italia y Grecia por sus dudas sobre el refuerzo se Frontex

El discurso inaugural del encuentro informal entre líderes comunitarios que se celebra en Salzburgo estuvo cargado de dardos por parte del país anfitrión, Austria, que no escatimó las críticas a los países del sur por su gestión de la inmigración. El canciller ultraconservador austríaco, Sebastian Kurz, lamentó que hubiera dudas en el plan de fortalecer Frontex, la agencia de fronteras de la Unión Europea, y señaló a España, Grecia e Italia como los responsables de esas trabas. Los tres países han rexpresado sus reservas ante la propuesta por considerar que suplanta competencias nacionales.

“Espero que discutamos hoy sobre la ampliación del mandato de Frontex y quizás podamos preparar una decisión para diciembre”, dijo el canciller austríaco antes de la cena de trabajo previa a la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno. Austria respalda la propuesta de la Comisión Europea para elevar los efectivos de Frontex, la policía europea de fonteras, hasta los 10.000 agentes antes de 2020, aumentando el mandato de esta agencia comunitaria.

El canciller austríaco, por otra parte, aseguró que Egipto está dispuesto a negociar con la Unión Europea (UE) para combatir la inmigración irregular y opinó que los Veintiocho deben concentrar sus esfuerzos en la colaboración con terceros países. “El enfoque debe estar en los países terceros, para proteger las fronteras externas. Con Egipto hay por primera vez un país que está dispuesto a negociar con la UE de forma seria. Este país ha demostrado desde 2016 que es muy eficiente” en el control de los flujos migratorios, dijo Kurz a su llegada a la cumbre informal de líderes europeos.

Explicó que por ese motivo Austria, que preside el Consejo de la UE este semestre, ha propuesto “hablar con Egipto y otros países del norte de África”, unas conversaciones que “apoyan” todos los Estados miembros y que liderarán Kurz y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. “Será bueno para la lucha contra la migración ilegal y contra los traficantes de personas”, opinó.

El canciller austríaco se declaró “aliviado” por el mejor “ambiente” existente entre los líderes en Salzburgo frente a otras reuniones en relación con el tema migratorio, aunque admitió diferencias. El enfoque de los países “fue distinto, es distinto y será distinto”, dijo Kurz, que añadió que el tema sigue en la agenda y consideró que las posibilidades de llegar a una solución son “limitadas”. “El debate sobre el reparto de inmigrantes no va a solucionar esta crisis”, opinó.

Sobre el “brexit”, indicó que “existen formas muy diferentes de querer hacer las cosas. “Lo positivo”, consideró, “es que ambas partes son conscientes de que solo podemos llegar a una solución si nos acercamos mutuamente”, aunque dijo que “será un proceso difícil”. Añadió que la UE prevé celebrar una cumbre extraordinaria en noviembre, sin dar fecha concreta, para tratar de cerrar un acuerdo que permita cumplir con el calendario de salida. Al mismo tiempo, expresó su esperanza de que el Parlamento británico y el Parlamento Europeo apoyen cualquier acuerdo

RELACIONADO