Tusk ve “bastante posible” que no haya acuerdo sobre el Brexit y pide “evitar la catástrofe”

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho debatirán este miércoles sobre cómo organizar la fase final de las negociaciones

La posibilidad de un acuerdo sobre el Brexit entre la Unión Europea y el Reino Unido cada vez se antoja más compleja. El tiempo se agota y el pesimismo se ha instalado entre los dirigentes europeos, que están en un callejón sin salida. Este martes ha sido el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el que ha expresado su malestar por esta situación y ha afirmado que es bastante posible que no haya un acuerdo sobre el Brexit entre las dos partes cuando llegue la fecha prevista para que el país deje el bloque comunitario, en marzo de 2019.

“Desafortunadamente un escenario de no acuerdo es todavía bastante posible. Pero si todos actuamos de forma responsable podemos evitar la catástrofe“, dijo Tusk en la carta de invitación remitida a los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho para la reunión informal que celebran este miércoles y jueves en Salzburgo (Austria).

Los líderes debatirán sobre cómo organizar la fase final de las negociaciones, para lo que Tusk propondrá celebrar una cumbre adicional en noviembre dedicada al tema.

Asimismo, se centrarán en encontrar una posición común sobre la “naturaleza y forma” de la declaración política sobre la relación que desea mantener la UE con el Reino Unido tras su salida.

También están llamados a “reconfirmar” la necesidad de un mecanismo de contingencia “legalmente operacional” para asegurar que no existe una frontera dura entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. “Limitar los daños provocados por el Brexit es un interés compartido”, recordó Tusk a los líderes.

Poner fin a la crisis migratoria

Por otro lado, Tusk ha pedido a los Estados miembros de la UE que dejen de lado el “resentimiento mutuo” y adopten una postura “constructiva” para buscar soluciones comunes en materia de inmigración.

Si algunos quieren resolver la crisis, mientras otros quieren utilizarla, seguirá sin poder resolverse“, dijo Tusk en la misma misiva.

Tusk insistió en que la “misión de poner fin a la crisis migratoria es una tarea común” de todos los países e instituciones europeos, tras constatar que durante el verano “han reaparecido una vez más tensiones” entre socios comunitarios por la llegada de inmigrantes a la UE.

“Espero que en Salzburgo seamos capaces de poner fin al resentimiento mutuo y volver a un enfoque constructivo”, dijo el político polaco, quien subrayó que el esfuerzo conjunto ya ha dado frutos con una reducción de las llegadas a la Unión a los niveles previos a 2015.

RELACIONADO