La Justicia belga rechaza extraditar a España a Valtonyc

Un juez belga rechazó hoy la euroorden de extradición contra el rapero Josep Miquel Arenas, conocido como Valtònyc, condenado en España a una pena de tres años y medio de cárcel por enaltecimiento del terrorismo, injurias a la corona y amenazas.

Según dijo el abogado Gonzalo Boye, que forma parte del equipo de la defensa, el juez rechazó la extradición del rapero “por falta de doble incriminación” en Bélgica, dado que los delitos de los que está acusado en España se consideran en este país “conductas atípicas”. En concreto, los letrados del cantante defendían que no existe el delito de enaltecimiento del terrorismo en Bélgica y en cuanto al delito de injurias a la Corona, aunque sí existe, se interpreta de acuerdo a las resoluciones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

“El juez rechaza la extradición en una resolución muy motivada, imaginamos que el fiscal belga la va a recurrir, pero el juez entiende que esto es libertad de expresión y que ninguna de esas frases de sus canciones tenían contenido criminal”, afirmó Boye a la salida del tribunal de Gante, encargado del caso.

Se trata de la cuarta vez que Valtònyc comparece ante la Justicia belga, después de que la vista se aplazara dos veces. “Finalmente nos han dado la razón, creo que es un gran día”, dijo Boye, y consideró que si la Justicia española “aplicara estándares democráticos” no se hubiera producido “esta situación bochornosa”.

El abogado Simon Beckaert confirmó que “el juez ha denegado la extradición y ha descartado las tres condenas. No hay enaltecimiento del terrorismo según la legislación belga; tampoco hay injurias a la corona ni amenazas por lo que no hay lugar para la extradición”. El abogado explicó que “ahora hay que esperar” a saber si el fiscal belga recurrirá, algo que puede hacer en un plazo de 30 días.

Sobre Valtònyc pesa aún una condena en España, por lo que “no puede volver”, dijo Boye. “Siempre es tiempo de rectificar, no basta con reducir las penas, basta con que los hechos no sean constitutivos de delito, hablamos de un concepto democrático, la libertad de expresión”, consideró.

El rapero dijo estar “muy contento” y consideró “muy triste por la gente en España que no tiene la suerte de estar ante una Justicia justa”. “Llegaremos a los tribunales europeos de derechos humanos, crearemos un precedente y demostraremos que en España no hay libertad de expresión”, agregó.

El rapero mallorquín no se presentó ante la Audiencia Nacional el pasado 24 de mayo, cuando concluía el plazo dado por la Justicia española para entrar en prisión, y decidió huir a Bélgica.