Interior autoriza acercar a dos presos de ETA a Logroño y Zaragoza, entre ellos el que intentó atentar contra el Rey

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha ordenado este jueves el traslado de dos etarras que cumplen condenas por delitos de terrorismo a centros cercanos al País Vasco. Se trata de Marta Igarriz Iceta y Kepa Arronategui Azurmendi, según ha informado el Ministerio del Interior.

Kepa Arronategui Azurmendi será trasladado del Centro Penitenciario Almería al de Zuera (Zaragoza). La Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario de Almería propuso el pasado mes de junio su traslado por razones amparadas en la actual normativa de Protección de Datos.

El interno ingresó en prisión el 17 de octubre de 1997 y cumple una condena de 158 años, 8 meses y 20 días por asesinatos, tenencia de explosivos, daños, pertenencia a banda armada y atentado a la autoridad (aún no se le ha aplicado la acumulación jurídica de la pena que supondrá una condena efectiva de 30 años). Está condenado por preparar un atentado contra el Rey en 1997 en el que murió un ertzaina.

Marta Igarriz Iceta será trasladada del Centro Penitenciario Castellón I al de Logroño después de que la Junta de Tratamiento propusiera el pasado mes de agosto el acercamiento atendiendo a su evolución y por su vinculación familiar.

La interna ingresó en prisión el 11 de abril de 2005 y cumple una condena de 15 años y seis meses por tenencia de explosivos y colaboración con banda armada. Ha cumplido las tres cuartas partes de la condena en noviembre de 2016 y, según Prisiones, ha admitido la legalidad penitenciaria al recurrir su clasificación. En julio de 2018, el Juez Central de Vigilancia Penitenciaria le concedió el segundo grado.

Reunión de Marlaska con las víctimas

El anuncio polémico de los acercamientos se ha producido curiosamente el mismo día en el que el ministro se ha reunido con la asociación de víctimas Covite, que ha trasladado a Grande-Marlaska, que la “línea roja” para que los presos de ETA puedan ser acercados debe ser que “renieguen de ETA y su proyecto criminal”, aunque no se “niega” a los traslados a prisiones “limítrofes”.

Representantes del Colectivo de Víctimas del Terrorismo se han reunido en la mañana de este jueves en Madrid con el ministro de Interior, que les ha anunciado que se iba a hacer público el traslado de los presos Marta Igarriz Iceta y Kepa Arronategui Azurmendia a cárceles de Logroño y Zaragoza.

La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ha explicado que Grande-Marlaska se ha comprometido a seguir siendo “muy transparente” y comunicar “todo” a las asociaciones de víctimas. Según ha asegurado, en la reunión, no les ha comentado nuevos traslados.

Aunque no ha “prometido nada”, el ministro les ha trasladado que “por ahora sólo van a hacer estos acercamientos de forma muy progresiva tanto en el tiempo como en distancia, y que va a ser lento, como lo están haciendo; y que para llegar al País Vasco, todavía no lo tienen decidido”, ha apuntado Ordóñez.

Por su parte, el colectivo de víctimas ha reclamado a Grande-Marlaska que, “para llegar al País Vasco”, se exija a los reclusos que “renieguen de ETA, de su proyecto político criminal”. “Nuestra línea roja es esa exigencia para llegar al País Vasco, pero no nos vamos a negar a los acercamientos progresivos y a cárceles limítrofes como el de hoy”, ha precisado.

La presidenta de Covite ha indicado que la asociación “comparte” con el ministro que no se deben “mezclar los requisitos legales para progresiones de grado, que son los que tienen que comprobar y aplicar los jueces de vigilancia penitenciaria, con los requisitos para acercamientos, que son medidas políticas”.

Tras advertir de que “la colaboración, el arrepentimiento y el perdón son lo más fácil de trampear”, ha apostado por “olvidar los requisitos que ya están en las leyes para las progresiones de grado, porque eso no lo podemos cambiar, y por poner exigencias políticas para que se desmarquen de ETA, que ha asesinado por un proyecto político”.

Por otro lado, Covite ha reclamado, en el encuentro con Grande-Marlaska, que “lo primero” que debería abordar el Gobierno es “la orden pendiente a las fuerzas y cuerpos de seguridad para detener hasta el último etarra que quedara”, una petición que, según ha lamentado, el anterior Ejecutivo del PP no atendió.

“A los criminales se les detiene, no se les ruega que se disuelvan”, ha remarcado Consuelo Ordóñez, que ha explicado que el nuevo ministro se ha comprometido a “tenerlo en cuenta de cara a la cumbre que van a tener con Francia el 1 de octubre”.

Finalmente, Covite ha trasladado a Grande-Marlaska su reivindicaciones en relación a una próxima modificación de la Ley de Víctimas, unos trabajos que ya estaban “muy avanzados” con el Gobierno anterior.